HomeExpositores WOWAna karina Olmedo y Anny Terán, entendiendo las intolerancias alimenticias y aprendiendo a leer etiquetas nutricionales
WOW

Ana karina Olmedo y Anny Terán, entendiendo las intolerancias alimenticias y aprendiendo a leer etiquetas nutricionales

¿Tienes molestias digestivas a diario? ¿Sientes que algún alimento te hace daño pero no identificas cuál es? Los alimentos son sustancias químicas que generan reacciones en el cuerpo, positivas (digestión adecuada) o negativas (no se digieren bien por alguna razón).

Anny Terán explica que las intolerancias alimentarias pueden ser inmunológicas y no inmunológicas y sus causas son diversas: unas involucran al alimento directamente, otros a desórdenes del sistema digestivo, a sustancias presentes en los alimentos, a los hábitos y utensillo de preparación y cocción, a tratamientos médicos e incluso a fobias alimentarias relacionadas con eventos traumáticos.

“En un intestino saludable, con buenas paredes protectoras, las toxinas de los alimentos entran y salen del organismo, y los nutrientes pasan con naturalidad hacia el torrente sanguíneo. Por el contrario, si hay problemas en la permeabilidad intestinal, las toxinas pasan hacia el torrente sanguíneo y los nutrientes no se absorben, causando deficiencias nutricionales y sensibilidades alimentarias”.

¿Cuál es la diferencia entre alergias e intolerancias alimentarias? Las alergias tienen síntomas escandalosos, son inmediatos, con reacciones en piel y mucosa, etc. Las intolerancias tienen síntomas retardados, el alimento se puede consumir el lunes y los efectos aparecen inclusive hasta después de tres días, porque usualmente hay un nivel de tolerancia a esos alimentos. Las intolerancias afectan a todo el organismo y sus síntomas son en un 50% gastrointestinales (diarreas, estreñimiento, gases, flatulencias, vómito), luego vienen las manifestaciones cutáneas como el eczema, acné, el dolor de cabeza, entre otras molestias.

Las  intolerancias más comunes son al huevo, trigo, gluten y levadura.

¿CÓMO SE REALIZA UN DIAGNÓSTICO DE INTOLERANCIA ALIMENTARIA?

A través de la dieta de eliminación. Eliminando los alimentos sospechosos de la dieta y observando la evolución del paciente y desaparición o no de síntomas. O a través de pruebas de sangre que miden anticuerpos en paneles de 50 o más alimentos donde se enfrenta la sangre de la persona con el antígeno, el alimento, y se observa la reacción. Estas se clasifican en intolerancias leves, moderadas, severas y no reacción. En estos resultados a veces se destapa la presencia de alimentos ocultos, que aunque parezca que no se consumen suelen ser parte de los productos de la industria alimentaria y son evidentes si chequeamos las etiquetas nutricionales.

MÁS ALLÁ DEL ALIMENTO

La intolerancia alimentaria no está determinada tan solo por el alimento, hay que tomar en cuenta otros factores como:

  La propia capacidad digestiva. Es importante evaluar la microbiota, la presencia de bacterias benéficas en el tracto digestivo.

• También está la falta de consumo de prebióticos, el alimento para nuestras bacterias digestivas.

• El uso de condimentos y las formas de cocción influyen en la calidad de los alimentos. Si fríes, pones salsas, usas saborizantes de pollo o de res, productos con exceso de sal, colorantes, preservantes, debes tomar en cuenta que son altamente irritantes.

• También se usan utensillos de cocina inadecuados que generan efectos tóxicos en los alimentos, como las ollas y sartenes despostillados, de muy mala calidad.

• Hay que tomar en cuenta la crononutrición que se refiere a la relación de las comidas con el reloj biológico del cuerpo. A veces, el problema no está en la comida sino a la hora en que comemos y cómo comemos. ¿Nos saltamos comidas? ¿picamos todo el tiempo? ¿No dormimos? Esos malos hábitos afectan el metabolismo.

• Además está la influencia de la nutrigenética, que evalúa como nuestra genética percibe a ciertos alimentos. Unos nos caen bien, otros muy mal.

• Las emociones, los sentimientos y el estrés a la hora de comer influyen en la digestión. No es lo mismo comer tranquilo que apurado.

  Hay quienes comen exactamente lo mismo día tras día, es importante la rotación alimentaria, probar nuevos alimentos para consumir la mayor cantidad de nutrientes. Ningún alimento es indispensable.

TRATAMIENTO

Después de identificar el alimento que causa la intolerancia, se trata al sistema digestivo como un terreno que necesita limpiarse y fertilizarse. Primero se aplica la dieta de eliminación, retirando el alimento que se ha identificado causa malestar, con el fin de desinflamar.

De igual manera, se identifican todas las prácticas inadecuadas en relación a la comida para ser modificadas. El nutriólogo deberá calcular la dieta considerando cubrir las necesidades diarias de nutrientes y establecer la sustitución de alimentos como por ejemplo: leche de vaca por bebidas de almendras o bebida de arroz, según sea el caso.

Luego se introducen los probióticos, fermentos, germinados, para repoblar el sistema digestivo de bacterias buenas.  Se evalúa la preparación de los alimentos e incluso el placer por comer. La forma y el ambiente que rodean al acto de alimentarse influyen en la calidad de la nutrición. No es lo mismo comer solo que en familia. Después de un periodo definido de tiempo se valora si es posible introducir de nuevo el alimento que se retiro.

APRENDIENDO A LEER ETIQUETAS NUTRICIONALES

Estás en el proceso de llevar un estilo de vida más saludable. Tienes una guía nutricional y haces ejercicio. Ponle ojo a las etiquetas nutricionales.

Cuando vas al supermercado procuras comprar alimentos naturales y evitar los procesados, sin embargo; en tu lista tienes uno que otro producto empaquetado con el rótulo de bajo en calorías, cero calorías, integral, bajo en grasa, gluten free, light…Esa primera impresión te hace tomar la decisión de compra. Pero si te detienes a ver con tranquilidad sus etiquetas nutricionales seguramente se te abrirá un nuevo mundo en cuanto a tus prioridades nutricionales.

La experta en nutrición Ana Karina Olmedo de Balancemed dictó en Wow este útil taller para aprender a leer etiquetas nutricionales.

Estos son los detalles que deberías evaluar:

• Cuando tomes un producto de la percha valora la información que se coloca en la etiqueta. Verás las declaraciones nutricionales que pueden referirse al contenido nutricional (semáforo) o a los efectos en la salud (cómo puede influir en tu salud). Encontrarás la tabla de información nutricional (contenido de calorías y nutrientes) y la lista de ingredientes naturales y sintéticos que contiene.

• Ahora lee muy bien la información de la tabla nutricional:

WOW