HomePersonajesEcuatorianos en el IRONMAN 70.3 Lima, Perú Historias de evolución

Ecuatorianos en el IRONMAN 70.3 Lima, Perú Historias de evolución

Este año, la delegación ecuatoriana será la más numerosa en el IRONMAN (IM) 70.3 de Perú, en Lima, que estrena su primera edición. Revista Vidactiva conversó con algunos de los triatletas que enfrentarán esta prueba para que nos relaten sus historias de evolución.

 ¡240 ecuatorianos inscritos en el IM 70.3 de Perú! ¡la mayor delegación extranjera en esta competencia! Esto solo puede ser descrito como un termómetro del entusiasmo que la comunidad deportiva local está sintiendo por el triatlón. Desde el 2015, con la llegada del primer IM 70.3 a Ecuador, se ha sentido esta ola abrumadora de crecimiento, no solo en número sino en desempeño. Por ejemplo: En el Mundial IM 70.3 2016 participaron 12 ecuatorianos, versus los dos representantes del 2015. Además, el año pasado, dos equipos nacionales se subieron al podio en los IMs Florida y Carolina del norte, como parte de la modalidad Triclub Program.

Los triatletas están sintiendo la emoción de evolucionar. Han pasado del entrenamiento ocasional a uno de largo plazo (dirigido y sistemático), junto a la profesionalización de los ‘coachs’, como el guayaquileño Pedro Nuques, entrenador certificado IM y director del grupo T3 Sports. O Idelvis Ramos, entrenador certificado IM, que dirige dos grupos: Cubabike y Guayaquil Triatlón. La manabita Florcita Mendoza atravesó el mismo proceso de certificación, con proyectos futuros como guía para otros triatletas, pero con la intensión inmediata de aplicar estos conocimientos en su propio desempeño. Hay muchos otros casos.

A continuación, te contamos las historias de evolución de varios ecuatorianos que estarán presentes en el 70.3 de Perú.

 Giovanna Ubidia

“El deporte es así, siempre quieres más”

Su expectativa en Perú, es ser parte del top 10 de su categoría.

A sus 25 años, Giovanna lleva más de 10 años como corredora y dos como triatleta. Con tres triatlones ‘sprints’, dos categoría B (2000 mts de natación, 85 km de bici y 21 km de trote)  y tres IM 70.3 (el 70.3 de Manta fue su primera carrera de esta franquicia), su evolución en este deporte ha sido rápida, cosechando excelentes resultados: en su primer IM 70.3 quedó quinta, clasificando al Mundial de Australia, y logró un primer lugar en un triatlón categoría B en Barcelona, España.

Desde que inició hasta hoy, se ha rodeado de un equipo de profesionales que guían su entrenamiento como el deportólogo Mario Ochoa y su ‘coach’ Gonzalo Calisto. Y ha aprendido lecciones como la necesidad de contar con un buen equipo de competencia (empezó con una bicicleta básica de aluminio y un polar que no se podía meter en el agua y no media la bicicleta) y entender la importancia de controlar los ritmos y las ansiedades en carrera.

“Hoy, hay cada vez más gente practicando este deporte y convirtiéndolo en su estilo de vida; sin embargo, creo que también hay quienes se lo toma a la ligera y con esto me refiero a que olvidan que siempre que empieces a practicar un deporte regularmente, es necesario que te realices chequeos médicos y tengas un deportólogo y un entrenador de cabecera, pues es importante saber cómo entrenar y qué entrenar, para que el deporte forme parte de tu vida a largo plazo…El deporte es así, siempre quieres más”.

Su gran inspiración para el 70.3 de Perú es su esposo Sebastián Viteri, para quien será su primer IM 70.3. “Esta es una carrera muy especial, nos hemos prepara juntos para este reto… Mis principal expectativa es disfrutar y a nivel deportivo quiero estar en el top 10 de mi categoría. Ha sido una época dura por algunas lesiones que he tenido que enfrentar y que no están recuperadas al 100% pero voy dispuesta a dar todo de mí”.

 

¿CÓMO SUPERAS LA ANSIEDAD EN COMPETENCIA? Suelo cerrar los ojos, contar hasta 10, y recordar mis entrenamientos. Me repito: “los miedos más grandes están en tu mente y tu misma los puedes controlar”.

 

 

Juan Carvajal

“Un objetivo sin un plan es solo un sueño”

Para el IRONMAN 70.3 de Perú quiere establecer un nuevo récord personal: llegar a la meta por debajo de las cinco horas y media.

A sus 33 años, el guayaquileño Juan Carvajal lleva ya cinco de experiencia como trialtleta. Ha realizado dos triatlones internacionales y varios a nivel nacional, entre ellos el IM 70.3 de Manta, donde logró su mejor tiempo, seis horas.

Inició practicando atletismo hasta convertirse en maratonista. Buscó un nuevo desafío y eligió el triatlón. La natación fue una de las disciplinas que tuvo que aprender desde cero y superar el miedo que le causaba nadar en aguas abiertas.

Pese a todo, no se detuvo hasta completar su primer full IRONMAN Boulder. “Esto no hubiera sido posible sin un equipo que te respalda y te da soporte para avanzar, T3 Sports, mi segunda familia. Hoy con la experiencia adquirida, afrontar nuevos retos se vuelve más fácil y las decisiones se toman con menos miedo”.

¿Cuáles son las estrategias que le han permitido evolucionar a paso firme? Establecer el objetivo, elegir una competencia, conociendo sus pro y sus contras. Prepararse con un plan, un objetivo sin un plan es tan solo un sueño. Enfocarse en una buena alimentación y utilizar el equipo adecuado.

Su mayor objetivo en el triatlón es clasificar al Mundial 70.3 y en este camino sabe que uno de los mayores aprendizajes como triatleta es que “la disciplina vence al talento”.

 ¿TU MEJOR MANTRA EN COMPETENCIA?

Orar antes de iniciar la competencia. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

 

 

Abigail Portilla

“Yo soy mi propio reto”

 La experiencia en Perú será su primer IRONMAN (IM) 70.3.

Como profesional y mamá de dos niños: Florencia y Martín, el reto de Abigail en el triatlón ha sido triple, pero su pensamiento está claro: “la meta no es ganar. Es disfrutar. Es confiar en mí”.

Siempre hizo ejercicio, le gustaba trotar y hacer spinning. Pero cuando veía a otras personas cruzar la meta de una maratón se preguntaba ¿Cómo lo logran? Fue en el 2006 cuando entendió eso de la dedicación y el esfuerzo que requiere un entrenamiento pro competencia, al prepararse para su primer gran objetivo: terminar una media maratón. Luego incursionó por el trail y en el 2010 hizo su primer 70.3 posta, el Guayasmán, como nadadora, junto a su hermano Rafael, quien corrió los 21 km, y su amiga Salomé, quien enfrentó la prueba de ciclismo, y que poco tiempo después murió, justamente, en un accidente en bicicleta. “Ahí me alejé un poco de las bicicletas. Cuando pensaba en adquirir una de ruta siempre tenía una excusa: muy peligroso, muy frías las mañanas. muy costoso”.

Motivada por la experiencia de su amiga y triatleta Marialuz Arellano, un ejemplo en este tipo de carreras, se enfrentó al IM 70.3 2015, en Manta, en la categoría postas, pero esta vez decidida a culminar las pruebas de natación y trote. Ese fue el salto para emprender un camino hacia este 2017, en el que junto con amigos, su grupo de entrenamiento, decidió que en Lima, Perú, conquistaría oficialmente su primer 70.3. “Desde septiembre han sido muchas madrugadas y fines de semana sin despertarme con mis hijos, pero ellos son mi motor. Hemos hecho calendarios juntos. Les muestro videos de IM, les emocionó. Les cuento lo que significa y sé que ellos me entienden. Espero poder llevarlos pronto a una llegada. Este año, también tengo la ilusión de compartir mi experiencia con mi hermano menor Rafael. El año pasado lo esperé yo en la meta de Manta, ahora, él me esperará a mí”.

Abigail siente que las dos, tres o cuatro horas diarias que dedica a su entrenamiento son un tiempo invaluable, uno dedicado solo para ella. Y en este camino ha logrado responder a su propio cuestionamiento: ¿Cómo lo logran? “Todos tenemos un corazón, unas piernas y una mente brillante. No se necesita más. No me he vuelto cuadrada con respecto a esto. Entreno con conciencia y disfruto. Duermo lo suficiente. Como bien. Hago trampas con el dulce. Todo el cansancio y las horas entrenadas valen la pena. Es un sacrificio que asumo con felicidad”.

¿UN TIP DE ENTRENAMIENTO?

Junto con mis amigos compramos un entrenamiento de Training Picks para IM y empezamos con 18 semanas de preparación para Lima. Son 6 días a la semana con muchas horas de esfuerzo, constancia y dedicación.

Álvaro Lora

“El esfuerzo sí paga”

Su entrenamiento para el IRONMAN 70. 3 de Perú empezó en febrero de 2017. La disicplina es su mejor aliado.

El colombiano Álvaro Lora, de 28 años, pertenece al equipo T3 Sports de Guayaquil. Estar dentro de un grupo de entrenamiento ha sido clave para adaptarse al ambiente competitivo, ganar confianza, seguridad y motivación. El triatlón se ha conviertido en un estilo de vida.

El IM 70.3 de Perú será su primera competencia de esta naturaleza, aunque como parte de su preparación realizó el triatlón en Puerto López en la distancia sprint, consiguiendo un inesperado tercer lugar en su categoría.

¿Cómo ha evolucionado? La disiciplina estricta es la clave de su camino, para balancear deporte y trabajo. “Mis entrenamientos se dividen así: me levanto a las 4:30 am, cuando tengo que hacer bicicleta y trote, de ahí salgo a trabajar. En las noches hago natación. Los fines de semana, las rutinas son más largas, gran parte del día se va entrenando y recuperándome”. Hoy tiene claro que la alimentación es fundamental y que la alimentación deportiva es otro cuento, su influencia en el rendimiento es definitiva. También ha aprendido a manejar la frustración. “Me he sentido frustrado cuando no puedo realizar los entrenamientos, cuando he sentido que mi mente y mi cuerpo me dicen que pare. La frustración es parte de la preparación y tienes que usarla a tu favor. Convertirme en triatleta me ha traído beneficios a nivel personal y laboral que jamás imaginé”.

Parte de la emoción de ser un triatleta es enfrentarse a una carrera contra el tiempo, así que su expectativa en Lima es terminar el reto en el menor tiempo posible. Estas han sido sus reglas de oro para llegar al gan día: 1, siempre tener presente cuál es el objetivo. Esto me ayuda a canalizar todos los esfuerzos que tengo que hacer en el proceso de preparación. 2, determinación. Dudar no es una opción, hay que estar decidido a cumplir con los entrenamientos, a cambiar tus hábitos alimenticios, horarios y estilo de vida. 3, Disfrutarlo. Si se convierte en obligación deja de ser una aventura placentera.

 ¿TU MAYOR APRENDIZAJE COMO TRIATLETA?

Haz de tu mente un aliado.