HomeMedicina del DeporteSubstancias que potencian el rendimiento deportivo ¿Cuándo se hace trampa?
potenciar-rendimiento-deportivo-trampa-vida-activa-ecuador

Substancias que potencian el rendimiento deportivo ¿Cuándo se hace trampa?

Por Gabriela Moreno.

Médico Deportóloga, Certificada en Medicina Funcional

Health Coach y Entrenadora Personal.

 

Ser más rápidos, más fuertes y/o mejores en el deporte es el ideal de todo aficionado. Limpiamos y pulimos la dieta, el entrenamiento y hasta las rutinas diarias con miras a alcanzar ese sueño de gloria. La ambición por alcanzar grandes logros deportivos muchas veces es tal que puede ser fácil acudir a sustancias que nos faciliten o acerquen, aunque sea un poco, hacia la meta. ¿Cuáles son estas sustancias? ¿cómo podrían beneficiar el rendimiento? ¿en qué punto son ilegales? Son algunas de las preguntas que hay que hacerse antes de consumirlas.

 

La lista con sello de advertencia

 

Sustancias que mejoran el rendimiento hay de distintas clases, dependiendo de cuál sea el objetivo: alterar la capacidad o cualidad muscular,  estimular el sistema nervioso, alterar las hormonas, modificar la composición sanguínea,  calmar la respuesta cardiovascular, abrir la vía aérea o cumplir la función de narcóticos o simplemente alterar la percepción de la realidad.

 

Todas estas sustancias, con su efecto especifico, tienen la capacidad de mejorar el rendimiento. Una muy común es la eritropoyetina o EPO y substancias miméticas, esteroides anabólicos como la testosterona o metabolitos similares, medicamentos para el asma como el salbutamol, los diuréticos, el alcohol, las anfetaminas como la efedrina, la morfina y otros opioides, las marihuana y otros canabinoides y glucocorticoides como la cortisona.

 

Para mejorar el rendimiento deportivo, una sustancia debe actuar en uno o varios de los sistemas que participan en la fisiología del deporte como, por ejemplo, la testosterona u otras sustancias similares que entran en la categoría de anabólicos. Estas trabajan no solo en la ganancia de masa muscular para mejorar su tamaño y  fuerza, reducir grasa y mejorar el metabolismo sino, también, tienen un impacto en la agresividad del deportista que los beneficia en competencia.

 

Las anfetaminas o estimulantes aumentan el flujo sanguíneo, mejoran el tiempo de reacción y de alerta, con un efecto de euforia o agresividad. Hormonas moduladoras como la conocida EPO ayudan a mejora la capacidad de los glóbulos rojos para transportar oxigeno. Están también las hormonas de crecimiento, la insulina y otras alternativas a los esteroides para aumentar la masa muscular.

 

Los diuréticos, además de ayudar a perder peso líquido, pueden esconder la presencia de otras sustancias en la orina. Medicamentos para la presión están prohibidos en deportes que requieren precisión ya que reducen la frecuencia cardiaca, el temblor esencial o la agitación. Medicamentos para el asma como el salbutamol o el salmeterol abren la vía aérea, mejorando la capacidad de ventilar y captar oxígeno.

Cualquier otra forma artificial, sintética o invasiva de mejorar la capacidad física en el deporte puede ser considerado doping.

 

¿Vale la pena?

 

Existen varios modos de mejorar el rendimiento físico con o sin sustancias prohibidas. Hay un gran campo de investigación es este aspecto que ha descubierto ya varios compuestos con potencial de aumentar la masa muscular, reducir el porcentaje de grasa, mejorar la ventilación, aumentar la cantidad de glóbulos rojos… Para el deportista recreacional la puerta a la experimentación está abierta, siempre teniendo en cuenta que hay consecuencias leves o graves (desde estragos en la salud hasta problemas emocionales y sociales)  con el uso de cualquier sustancia que interfiera en la fisiología del cuerpo.

 

¿Hasta qué punto esa mejoría es mérito propio del esfuerzo y la dedicación? ¿Cuánto de ese logro se debe a una modificación artificial de las capacidades del cuerpo humano? Al momento de decidir el uso de una sustancia o  un suplemento empieza cuestionándote sobre si es ético.

 

Todos queremos ser mejores, rápidos, fuertes, ágiles y sobresalir en cualquier disciplina. La realidad geográfica, el ambiente donde crecimos, el entorno general, la nutrición, las prioridades del día a día y la edad tiene mucho que ver con qué tan exitosos somos en el deporte. Personalmente prefiero hacer todo lo posible por mantener una salud óptima y ser yo quien, naturalmente, desarrolle mi propio potencial y modifique mi cuerpo y la expresión de mis genes a través de hábitos esenciales. Prefiero estar segura y satisfecha  de que cada vez que compito o mido mi esfuerzo es porque estoy dando mi 100% puro, natural  y sin arriesgar mi salud y mi longevidad. ¿Tú que escoges?

Esto dice la agencia Internacional Anti Doping

Sustancias prohibidas todo el tiempo
 – Sustancias no aprobadas.
 – Agentes anabólicos.
-Hormonas peptídicas, factores de crecimiento, sustancias relacionadas y miméticos.
 – Agonistas Beta 2.
 – Moduladores hormonales y metabólicos.
 – Diuréticos o agentes de enmascaramiento.

Métodos prohibidos todo el tiempo
 – Manipulación de sangre y componentes sanguíneos.
 – Manipulación física o química.
 – Dopaje genético.

Prohibidos en competencia
 – Estimulantes
 – Narcóticos
 – Cannabinoides
 – Glucocorticoides

Prohibidos en deportes específicos
 – Alcohol (deportes aéreos, tiro con arco, automovilismo, powerboating).
 – Bloqueadores Beta (arquería, automovilismo, billar, golf, deportes bajo el mar, dardos, Squiar)

Para más información visita www.wada-ama.org.