HomeMedicina del DeporteEl juego mental en la escalada

El juego mental en la escalada

Por Ma. Gabriela Moreno MD., MScSEM

Es una realidad: el poder de la mente es el que nos lleva a trascender y lograr lo inalcanzable. Hay mecanismos para mejorar la calidad y claridad del pensamiento para mejorar nuestro rendimiento deportivo. Todo el rendimiento funciona de adentro hacia afuera, de acuerdo a las propias creencias, enfoque, emociones, confianza y determinación. En la escalada, un deporte muy expuesto, si bien la parte física es importante, la condición mental es fundamental para asegurar la conquista de la cima.

Ejercicio 1

Separar la propia imagen del rendimiento

Esto quiere decir que no debes esperar escalar a la perfección cada vez, pues es una de las principales causas de frustración. Liberar la mente de la estructura preestablecida de un movimiento permite disfrutar más de la actividad y probar nuevas cosas y opciones para lograr un paso, tomar riesgos y, así mismo, reducir la presión y la ansiedad, resultando en una mejora del rendimiento, disfrutando más del proceso y el resultado.

Ejercicio 2

Expandir la zona de confort

Cuando la meta es mayor a lo que actualmente podemos lograr, debemos empujar nuestros límites, dominar los miedos, intentar lo que parece imposible frente a nuestros ojos y atrevernos a descubrir de lo que somos capaces. Para esto lo que se busca es mantener la calma, el enfoque y aprender a relajarnos. Respirar y permitir que el cuerpo encuentre su centro de balance naturalmente y no sobre analizar el siguiente paso. Pensar únicamente en escalar, el contacto con la roca y, si ayuda, las ganas de llegar a la cima.

Ejercicio 3

 Analizar y ser proactivos con el manejo de los riesgos

Los riesgos en la escalada pueden ser físicos al presentarse una caída o por limitaciones mentales como abrirse a la posibilidad de fallar, equivocarse, a recibir criticas o burlas. Interesantemente, los riesgos físicos son los que menos se tienen en cuenta, sin embargo es importante analizar la ruta detenidamente y poner siempre como prioridad la seguridad del escalador como la del asegurador. Esto debe ser parte fundamental de cada nueva ruta, de manera que el escalador sepa a que se enfrentará al ascender.

Ejercicio 4

 Fortalecer la auto- confianza

 Para ello es importante enfocarse en logros previos, visualizando el proceso y las emociones de lo que se ha alcanzado antes. Así se genera determinación y seguridad en uno mismo para probar nuevos retos. Canaliza tu energía y fuerza interior y exterior.

Ejercicio 5

Contentarse o ser feliz, independientemente de la situación o resultados.

La actitud es la clave en la ecuación del performance deportivo. En la escalada o cualquier otro deporte; es lo que puede compensar la falta de fuerza, técnica, alcance o cansancio. Es imprescindible siempre divertirse en las buenas y malas y rodearse de positivismo. Ir a una sesión de entrenamiento solo, con determinación, o salir a escalar con un grupo de gente con actitud motivante ayudará a reducir la tensión de la escalada y permitirá entrar en esa zona mental positiva para probar y alcanzar nuevos retos.

En conclusión, para los amantes y los interesados en la escalada (pero aplica a cualquier otro deporte y actividad), la mente debe ser el músculo más fuerte y más importante a desarrollar. Como cualquier otro entrenamiento, es importante entrenar y fortalecer la mente a diario y a consciencia, para ayudarnos a conquistar nuestras metas y trazarnos nuevas. Tonificar ese poder mental y mantener una buena actitud y positivismo nos ayudará a hacer más llevadero el proceso de aprendizaje del deporte, hacer más divertida la experiencia y alcanzar un logro más satisfactorio. Todas estas estrategias sirven para más de una situación en la vida, es solo cuestión de estar convencido de que el éxito esta dentro de nosotros y tenemos absolutamente todas las herramientas para conseguirlo.