HomeActualidadUna guía para formar niños deportistas

Una guía para formar niños deportistas

Por Dra., MSc., Ma. Gabriela Moreno

El deporte promueve salud y bienestar a toda la población. Al igual que en los adultos, en los niños resulta en beneficios para su condición física, psicológica y social. La actividad aeróbica como caminar, trotar, saltar, montar bicicleta o juegos de campo es la más recomendada para los más pequeños.

 Hoy, hay muchas familias que hacen ejercicio juntas,  padres que corren con sus hijos o madres que inscriben a sus pequeños en actividades deportivas. También es más común ver a niños compitiendo desde muy temprana edad y cumpliendo con entrenamientos exigentes, sea por voluntad propia o bajo presión de los padres.

El deporte en los niños debe ser promovido, sin embargo debe cumplir con ciertos parámetros y promover su desarrollo y salud. En niños hay razones específicas, cantidades determinadas, tipos y características de actividades deportivas y físicas que varían desde que son infants hasta la adolescencia.

El impacto del deporte en el cuerpo

 Es importante incentivar a los niños a ser activos desde pequeños, pues aumenta la probabilidad de que mantengan un estilo de vida saludable cuando adultos. Por supuesto ayuda a su control de peso, controlar su presión arterial, disminuir su riesgo de diabetes y de ciertos tipo de cáncer, mantener marcadores de salud óptimos, pero por sobretodo, ayudar a desarrollar habilidades motoras finas y gruesas, aumentar sus niveles de auto- confianza y auto estima.

La actividad física durante todas las etapas de desarrollo del infante al adolescente es fundamental para la salud ósea, pues ayuda a fijar y densificar los huesos; promueve la hipertrofia y funciones especificas de los músculos. Con los trabajos de agilidad, balance y coordinación se desarrolla el sistema nervioso de los niños, teniendo en cuenta que es en esos años de crecimiento cuando las habilidades y real potencial se desarrollan para los años de la adultez.

Cómo promover el deporte en los niños

Hay algunas maneras de incentivar la actividad física en los niños. La primera es disminuir el tiempo de sedentarismo (tiempo frente al televisor, computadora, tablets, teléfonos inteligentes…), y destinar un espacio para el ejercicio. Otra manera es que los padres den el ejemplo e incentiven un estilo de vida saludable. Este es un mecanismo muy poderoso para crear el hábito de la actividad física desde temprana edad.

Los límites

Es fundamental encontrar actividades divertidas y variadas para que los niños y adolescentes prueben y desarrollen varias destrezas físicas, motoras y del sistema nervioso . Dicho esto, no es muy recomendable que los niños no se especialicen en un solo deporte y se comprometan con horarios exigentes de entrenamientos pues no se desarrollan habilidades motoras distintas a las del deporte que practican. Un abuso podría comprometer otros hitos importantes de su desarrollo: corren el riesgo de “quemarse”, sostener importantes frustraciones que podrían llevar al abandono de la actividad física, sostener un mayor riesgo de lesiones, o exponerse a uso de drogas o sustancias ilícitas para la mejora de su rendimiento.

Recomendaciones

 La actividad física en niños y adolescentes debe ser variada y debe incluir actividades que promuevan la salud cardiovascular, fuerza, potencia, fortalecimiento de huesos, ligamentos, tendones y que desarrollen el sistema nervioso.

  • Idealmente se espera que la base de la actividad física en niños sea actividad aeróbica como caminar, trotar, saltar, montar bicicleta o juegos de campo.
  • La actividad física vigorosa como correr, nadar o saltar se debe realizar hasta tres veces por semana. Al igual que trabajos de fuerza como flexiones de pecho, dominadas, trabajos con pesos añadidos; y trabajo de desarrollo óseo como saltos y trabajos con resistencias, y con la misma frecuencia actividades de agilidad y balance.
  • Para niños y en adelante, se recomienda al menos 60 minutos diarios de actividad física, divertida, variada y de intensidad moderada y apropiada para su desarrollo. Especificamente para infantes ( menores a un año) se recomienda incentivar el desarrollo motriz.
  • Para niños hasta 2 años se recomienda mínimo 1h30 de actividad física, de la cual 30 minutos debería ser estucturada y, el resto del tiempo, juego libre pero activo.
  • Para niños en edad preescolar la recomendación mínima es de 2 horas, la mitad siendo estructurada y el resto del tiempo actividad física a manera de juego.
  • Para niños en edad escolar lo mínimo es una hora y debe tener estructura, y se espera motivación para realizar mayor actividad física a manera de juego.

El deporte es importante para todos a cualquier edad, y si bien los niños son naturalmente activos, hay que cultivar y canalizar esa energía para que desarrollen un cuerpo más sano y fuerte para cuando llegue su adultez. Es importante que aprendan a ganar y a perder, que se familiaricen con el trabajo para alcanzar una meta, pero más importante es que disfruten de lo que hacen y practiquen actividades que les motiven.

Vale mencionar que para cualquier guía y asesoramiento en cuanto a la tolerancia y respuesta al ejercicio en cualquier etapa del desarrollo, hay profesionales de la salud con conocimiento en deportes.