HomeActualidadUn paso más allá del miedo
ironman

Un paso más allá del miedo

Ellos tuvieron, tienen miedo. Pero un día descubrieron que el valor no es cuestión de no tener miedo sino de conquistarlo. Entonces saborearon, por un instante, el placer de vivir momentos extraordinarios.

¿Qué hay más allá del miedo? Un paso fuera de la sensación y el mundo se abre de par en par. La conciencia aflora, las posibilidades se hacen infinitas. Los deportistas que nos acompañaron en las charlas de Zona Vidactiva saben lo que puede pasar si nos atrevemos a dar un paso más. Estas son sus historias, las que podrían ser tuyas. ¡Atrévete!

marialuz

 

Marialuz Arellano

“Había una vez, una niña, que no era una princesa, que creía que hacia deporte y se ejercitaba correctamente. Entonces conoció a un príncipe que le enseño que hacer deporte era más que asistir al gimnasio o contar calorías. Un día él le dijo: “ponte una lycra que salimos en la bici”. Ella contestó: “no tengo bici”. “Vamos a conseguir una prestada… y antes de salir: ¿ya viste si están infladas las llantas? ¿Ya viste si funcionan los frenos? ¿Y si pinchas?”. Él observaba como ella inflaba las llantas con bomba de mano, fijaba los frenos y en el camino terminó en el suelo decenas de veces. Él le decía: “Levántate que así vas a aprender”. De igual manera sucedió con el windsurf y con el trote y cada vez que venía del gimnasio le cuestionaba cuánto había sudado. También le hablaba de nutrición, de lo que era saludable y bueno para ella. Buscaba y leía cuáles eran las formas correctas de llevar una vida saludable. Así, ella aprendió y comenzó a amar el deporte y a buscar las mejores formas para hacerlo correctamente y mejorar. Un día, ese príncipe, antes de irse de este mundo, le dijo: “Eres un diamante en bruto y tienes que pulirte”. Así se fue, dejándola con esta idea de buscar maneras de ser mejor cada día. Todavía a veces puede escucharle, y ella aprovecha para agradecerle por haberla formado y encaminado hacia un lugar donde podría realizarse y ser feliz. Después de un tiempo, ella seguía buscando maneras de honrar su memoria y hacer por otros lo que el príncipe hizo por ella. Entonces la niña, ya no tan niña, conoció a un Rey, a quien le contó esta ilusión de que mucha gente sintiera y viviera de esta manera. “Quisiera hacer una revista para que la gente sea parte de este círculo virtuoso y pueda vivir mejor, fijarse metas y buscar nuevas maneras de realizarse”, y el Rey dijo que sí. Así nació: Revista Vidactiva. Mi gratitud inmensa a ese príncipe que me enseñó el camino y a ese Rey que me ayudó a construir este sueño y hacerlo realidad…”. Hoy, Marialuz, además de ser triatleta y la directora de la revista, se dedica a la organización de competencias abriendo la puerta para que miles de personas se desafíen así mismas y cumplan metas. Junto a Sportime, es la autora de clásicas nacionales como la Quito 21k y de escenarios deportivos de trascendencia internacional como el IRONMAN 70.3 de Manta- Ecuador, que este año celebra su tercera edición.

 

ciclismoMarialuz: Tuve el privilegio de acompañar a Santi y a Byron en una parte de su gran desafío y sueño de tener el primer equipo continental ecuatoriano de ciclismo, fue una idea ambiciosa y juntos, acompañados de José Ragonessi, lanzamos el Team Ecuador Movistar en el 2014. Creo que todos conocemos la fuerza, condiciones únicas y logros en el ciclismo de Byron. Detrás de este gran ciclista olímpico y campeón panamericano, está un hombre que he tenido el placer de ver crecer y convertirse no solo en uno de los mejores ciclistas que ha tenido el Ecuador, sino también en un hombre luchador y optimista. Admiro como hace a su familia parte fundamental de su equipo y de su realización como ciclista, detrás de esa sonrisa inocente, tiene la habilidad de convertirse en un súper hombre al vestir el jersey de su equipo.

Un día conocí a Santi en la gasolinera de Calderón antes de las 6 am, previos a empezar un entrenamiento de ciclismo, llegue según la convocatoria a reunirme con mis compañeros del equipo de Triatlón, y cuando le vi, me dije: ¿y este quién es? Parco, observador y paciente fui conociéndolo y apreciando su enorme conocimiento y amor por su deporte, luego supe que en sus manos había tenido la preparación del campeón mundial de ciclismo en olimpiadas especiales y más adelante al trabajar con él, tanto en la formación del Team Ecuador, así como en mi preparación como triatleta. Tuve y sigo teniendo una profunda admiración por su tenacidad, compromiso, entrega e incansable labor y trabajo por sus sueños. Duerme poco, habla lo justo y tiene una nobleza infinita y una lealtad excepcional.

Santiago Rosero y Byron Guamá

Antes de que Santiago sea el director técnico y Byron, el líder, del primer y único equipo continental ecuatoriano de ciclismo de ruta, se enfrentaron al dilema de tener una pasión y luchar para vivirla. El papá de Santiago fue su mentor en el ciclismo, era su mayor fan, su mejor entrenador. Juntos soñaban en sacar a flote todo su talento y escribir momentos extraordinarios para el país. Para ese entonces, la vida ya le había llevado a vivir una de las experiencias más fuertes y gratificantes: formar parte de Olimpiadas Especiales como preparador y viajar a China con el equipo de ciclismo de ruta para competir. Ahí no solo fue entrenador tuvo que asumir todos los roles posibles, incluso como papá. Recuerda una vez, cuando uno de los chicos no podía dormir y le dijo: “lo que pasa es que no puedo dormir sino me dan la bendición”. Un flechazo para el corazón que reafirmaba su pasión y también la responsabilidad que implicaba su camino.

Pero la vida es extraña, incomprensible en ocasiones. Cuando sentía que estaba en su mejor momento, a sus veinte y tantos, su padre fue diagnosticado con un cáncer fulminante. No había forma de entender, no había forma de continuar. Santiago renegó de su deporte y siguió la vida a cargo del negocio familiar, una tienda de bicicletas, lejos del entrenamiento y de la carretera.

La percepción de las cosas suele cambiar drásticamente con el tiempo. Cuando el pequeño Byron decidió que quería ser ciclista, sus padres no le apoyaron, tenían miedo: miedo a la carretera, miedo a que esa ‘profesión’ no le llevara a ninguna parte. Pero un día, Byron armado de valor, se puso su traje de ciclista, tomó la bicicleta y les dijo: “Ya vuelvo voy a una competencia de ciclismo”. Horas después regreso ileso y con la medalla de oro.

Pero los reproches continuaron. Cuando se enteró de que iba a ser papá también se enteró de que las personas creían que “era hora de conseguir un trabajo real”. ¿Real? Pero cuando en tu corazón late una pasión no hay forma de contenerla. Tiempo después Santiago volvió a la tarea de formar poniéndose al frente de un equipo femenino de ciclismo y Byron entendió que debía pedalear y entrenar más duro para vivir de su amado ciclismo y sostener a su familia. Lo que vino después, conquistando el miedo, solo fue una consecuencia: ambos coincidieron dentro del gran proyecto, el equipo de ciclismo de ruta Team Ecuador.

lorena

Marialuz: En mi época de universidad, una amiga me invitó a ir en una hora hueca a un gimnasio nuevo que acababan de abrir, me pareció una buena idea para ocupar el tiempo, además así después de eso, podía comerme el Tigretón sin cargo de conciencia. Llegué a mi primera clase de aeróbicos y me encuentré con esta profesora bravísima y muy seria, que seguramente se frustró tanto de ver esta nueva alumna que no podía seguir dos pasos seguidos. Resulta que esta profesora solamente parecía bravísima, era una mujer que a más de excelente profesional responsable y muy instruida en la materia, tenía un corazón inmenso y bondadoso. Después de ser la profe de aeróbicos, fue mi amiga, y ahora a más de ser mi amiga es la persona que admiro, por su constante deseo de aprender, superarse y obtener todas las certificaciones y asistir a todas las convenciones en temas fitness. Esto la ha llevado a ser, a mi modo de ver, una de las mejores instructoras de entrenamiento funcional que al momento tiene el Ecuador.

Lorena Páez

¿Qué mueve a las personas a lograr grandes metas deportivas? La entrenadora personal Lorena Páez sabe por experiencia que el miedo es una constante entre las personas que deciden transformarse. “No hablamos del miedo por miedo a que el resto nos perciba débiles”. Muchos de sus pacientes llegan acosados por el dolor o por condiciones médicas que no han encontrado alivio. Se embarcan en el proceso incrédulos pero lo hacen, afirmando esa frase que Lorena cita: “La fuerza no proviene de la capacidad física sino de la voluntad indomable”, Ghandi. Entonces, Lorena sabe que están preparados para iniciar el acondicionamiento en base a un entrenamiento funcional que trabaja la fuerza, el equilibrio, la potencia, el balance, la flexibilidad, el control y la elasticidad. Su método hace énfasis en la conciencia corporal, invita a cambiar no solo el cuerpo, sino la actitud, el humor, la mente. La constancia, la determinación y la perseverancia, junto con su guía, han sido el secreto para que muchos deportistas vuelvan a la acción, superen sus miedos y alcancen sus metas deportivas, que al final son solo una metáfora de la vida misma: “Si te caes, te levantas. Y si no puedes, al menos haz algunos abdominales”.

 

 

 

santiMarialuz: Hace mucho tiempo empecé a trabajar en una fundación, cuyo objetivo principal era difundir programas de emprendimiento para niños y jóvenes. Dentro de mis funciones estaba levantar fondos para realizar estos programas. Me pareció que era momento de cambiar los métodos tradicionales de levantar fondos, y se me ocurrió decirle a mi jefe: “¿puedo hacer una carrera de aventura?”. “¿Qué es eso?”, me contestó. Estamos hablando del año 2002. Ni yo misma sabía lo que estaba diciendo. Así, un día tomando un café cayó del cielo un personaje, a quien ya conocía del gimnasio, y le conté esta loca idea, me dijo: “yo te ayudo”. Era Santi Miño. Entonces estos dos locos, apasionados de un deporte que todavía no conocían, organizaron 3 ediciones del Desafío Latitud Cero, levantando fondos para la fundación, aprendiendo de libros, de equivocarnos y de nuestra intuición. Más adelante cuando se cocinaba el primer Huairasinchi, quisimos ponernos del otro lado y armar un equipo, el destino, no me dejo, y él se convirtió en el ‘Capi’ o ‘Huairaman’, ganó 14 ediciones del Huaira, le acortó el camino a tantos nuevos aventureros quienes si le escucharon, evitaron cometer cientos de errores, y luego también, cuando el Trail running comenzó a sonar en el resto del mundo, el comenzó a practicarlo aquí. Un líder, nato, de los verdaderos, de los que respetan y aceptan la opinión de otros, de los que argumentan coherentemente y de los que hace las cosas por pasión y convicción, no para demostrar nada a nadie, sino porque eso lo realiza y hace feliz.

Santiago Miño

Hace 20 años, Santiago conoció la aventura, el deporte humano que considera el más completo. Se apasionó por lo que en ese tiempo, en los 90’s, era hablar en chino. Todo lo aprendió a punta de prueba y error. Su primera expedición fue una de 800 km en el extranjero, un reto que parecía inalcanzable. Ahí conoció el dolor de ponerse las botas con los pies destrozados, el horror de tener sueño y no poder dormir y el caminar por horas sin darse cuenta de que se dio una vuelta de 360 grados en medio de un paisaje salvaje. A lo largo de su carrera como deportista de aventura, con decenas de carreras completadas y hasta con un tercer lugar en el Mundial de Aventura en 2014, descubrió que la fuerza más poderosa del ser humano no reside en la genética, sino en la voluntad. Por eso dice que “la vida es como una carrera de aventura”, en el sentido de que el miedo solo existe hasta que damos el primer paso, un paso que puede significar el triunfo. Tener conciencia de él, dice, nos pone a hacer la tarea: entrenas, te preocupas de la comida, de tener todo el equipo, de prepararte para las cuestas… “Si te preparas para los riesgos se minimizan”. Santiago ha conocido el mundo, a visto amaneceres maravillosos, reconoce todos los climas y en el camino a descubierto la bondad de la gente…La mayor lección de su aventura es que “No hay caminos cortos, todo se logra con esfuerzo y dedicación”.

 

Marialuz: Quien alguna vez haya escuchado mi charla de TedXQuito en el 2014, cuento ahí de cuando me inicié en el deporte ingenuamente aceptando la invitación de alguien para correr las Últimas Noticias, me dijo: “Socia corramos las Últimas Noticias”, y yo le contesté: “pero si yo no corro”. Me dijo: “sí avanzas. Si haces dos hora de aeróbicos seguidas”. Ella era mi profe, mi gurú, quien sabía tanto de nutrición y tenía mucha más experiencia. El día de la prueba me dijo: “socia apreta en las subidas que tú eres buena para eso”. Veníamos corriendo juntas y, en la base de la rompe corazones, le dije, “socia: ¿aprietó?” Y me dijo: “si dale”. Me fui, me fui y para sorpresa de todos, especialmente mía, no me fundí. Ahora sé que ese no es el criterio responsable para lanzarse a hacer esto o cualquier cosa similar, sin embargo; ella creía en mí, en mi capacidad de lograrlo y de esa forma yo pude creer también. Hay personas que tienen esa maravilloso don de creer en otras, en transmitirles optimismo, fe e inspirarlas a lograr cosas que nunca imaginaron posibles. Pero la historia no queda ahí. Tiempo después, cuando yo estaba en medio de una crisis, con muchos cambios, incertidumbre, miedos y ansiedades, este mismo personaje -que no se si ella sabía o tenía claro lo que yo estaba pasando- nuevamente se convirtió en una voz que llega a mi conciencia y me dice esta vez: “Socia corramos un Ironman, 3800 de natación, 180 km de bici y 42 km de trote, todo eso seguido. Ya investigué y nos vamos a demorar 5 años en prepararnos”. Luego de eso corrimos en Salinas nuestro primer triatlón sprint, ella me preparó, me enseñó y me dio una idea de cómo iba a ser el camino. 10 años mas tarde, completaba mi primer Ironman. Ella ya no estuvo, tomó otro camino, el suyo, ella escuchó a su corazón y se entregó a una disciplina noble y ancestral, al Yoga y la meditación, una disciplina donde ella calza perfecto, donde el trabajo es profundo e intenso, y no tiene fin, es solo aprender y disfrutar del camino, de cada paso, de cada instante, de cada respiración. A través del cual inspira, guía y le habla a la conciencia, a otros y les lleva a encontrar su camino y a ser felices, como a mí. Gracias por tanto Socia…

Caridad Ponce

A veces sentir miedo es despertar. Antes de que Caridad descubriera el mundo del yoga, se sumió en el miedo más paralizante: el de la muerte. Un día visitó al ginecólogo, quien descubrió un mioma en su útero del porte de una naranja. Su mente se lleno de ¡Alarma! ¡Cáncer! ¡Cirugía! En ese momento, tan joven, ni siquiera había pensado en tener hijos. ¿Podría tenerlos? El miedo la invadió y fue en ese momento en el que le dio un giro a la situación y conoció el yoga. Decidió vaciar su mente, concentrarse en este regalo y borrar la sensación de angustia. Pasó mucho tiempo y un día, cuando ya era una yogui, decidió atender el asunto pendiente: ¿Qué encontraría? ¿El tumor habría crecido? El resultado del eco fue: “usted está completamente sana”. Varías veces ella replicó: “¿Está seguro?, busque bien”. Nada. Caridad estaba tan sana que poco tiempo después tuvo sin ninguna dificultad a su primera hija.

Hoy, es maestra de Hatha Yoga en su escuela Shantaya y es la muestra viviente de que el miedo es tan solo una ilusión de la mente. Cuando lo dice se remonta a los conocimientos más profundos, esos que revuelven el alma de quienes la escuchan: “Yoga (sánscrito) quiere decir unión, todo es uno. “No existe la separación”, o la dualidad, entre sujeto y objeto, percepción y proyección. El Yoga describe al miedo como el instinto básico de supervivencia, lo llama ABHINIVESA, que quiere decir “miedo a la muerte” y afirma que es una ilusión de la mente. El yoga aquieta la mente. Nos hace descubrir que aunque en este mundo el dolor y la pérdida son inevitables, el sufrimiento es opcional”.

 

 

natacionMarialuz:El cuarto de cuatro hermanos, todos nadadores, de los buenos. Si bien el podría haber dicho “ya déjenme a mi descansar y hacer otras cosas, y que ellos naden”, no fue así, se convirtió en lo que podríamos decir la cereza del pastel. Nos ha representado en Mundiales, Bolivarianos, Sudamericanos, Panamericanos y los Juegos Olimpicos 2012 y 2016. Y es doble medallista en Copa del Mundo de aguas abiertas 10km.

Hace poco más de dos años ganó la medalla de plata en la Copa del Mundo de aguas abiertas en Cozumel-México. Un hecho histórico para el país al ser el primer nadador del Ecuador en obtener este resultado. Pasa interminables horas al día en el agua para conseguirlo, y estoy segura que cada minuto de esfuerzo ha dado sus frutos. Ahora también, entrega su experiencia y sabiduría a las nuevas generaciones, formando nuevos talentos, que estoy segura serán grandes nadadores.

Creo que esa es la responsabilidad que tenemos todos como deportistas, trazar el camino y luego encargarnos de encontrar deportistas talentosos que puedan seguirlo y sean los sucesores, mejorados, de cada uno. Esteban está haciendo algo maravilloso, está abriendo el camino a otros, con la nobleza y la sabiduría de no buscar alumbrarles el camino, sino compartir su lumbre para encender su propia vela.

Esteban Enderica

Es el cuarto hijo en una familia de nadadores, la dinastía Enderica Salgado. Recuerda que sus padres les inclucaron desde la cuna el amor por el agua. Su intención no fue formar atletas de talla internacional, campeones ni conseguir las 3000 medallas que hor reposan en su casa. El verdadero motivo fue inculcarles el verdadero valor de la vida y la salud.

Para él, sus hermanos, un poco más grandes, eran sus héroes y quería ser como ellos. Sus historias de gloria llenaban los diarios y Esteban los observaba con admiración, con el deseo de replicar cada paso. Pero se sentía diferente. Diferente porque lo suyo con el agua no fue amor a primera vista, de hecho, a sus cinco años, le tenía fobia. El escenario que en el futuro sería su estado natural, era su mayor enemigo. El amor de sus padres le acompañó en el proceso, perseveraron, y los 7 años ya era como un pez en el agua.

Ahora, Esteban, de 26 años, es una joven autoridad de la disiciplina, una promesa en las competencias mundiales y un atleta comprometido con la formación de las nuevas generaciones. Junto con sus hermanos, maneja la escuela de natación y triatlón Hermanos Enderica, en Cuenca, con la que “invitan a soñar”. “Queremos abrir caminos, como lo hicieron mis hermanos conmigo”.

Mientras tanto, ve crecer a sus sobrinos, niños como Ismael Enderica de 5 años que se ha planteado como meta llegar a los Juegos olímpicos del 2032, porque está convencido de que es campeón.

 

 

Marialuz: ¿Y estos guambras? ¿quienes son? ¿De dónde salieron? Seguramente ese fue el comentario de muchos, no tan conocedores del mundo de la aventura cuando se anuncio el equipo que ganó el Huaira en el 2017. Otros los vieron crecer y evolucionar como deportistas, dando pasos seguros y viviendo como si la vida fuera una carrera de aventura en sí, trabajando en equipo, ayudándose, poniéndose en los zapatos de otros, tomando decisiones con calma, haciendo las pausas que sean necesarias, aprendiendo de los errores, con la fiel consigna de siempre avanzar.

Con un detalle importante, es el primer equipo 100% ecuatoriano que gana un Huaira y que además nos ha representado en un mundial. Tengo que decirlo, porque les dije varias veces a Santi y al Doble: “ustedes son lo máximo, solo les falta la mujer ecuatoriana, tienen que formar una, reclutarle, enseñarle, obligarle, conquistarle… lo que sea”. Creo que a la final si  hicieron un poco de todo lo anterior, talves principalmente conquistarlE, solo que dentro de la infinita generosidad de estos aventureros, es el equipo Terra Aventura quien la tiene: Vicky, Felipe, Joaquín y Gonzalo.

Aprendieron de los mejores y esa misma generosidad que recibieron del Santi Miño y el Martin Sáenz, y muchos otros, para encaminarles a ser sus sucesores-así lo veo yo-, la trasladarán estoy segura a quienes vengan detrás, porque quienes llegan tan lejos y consiguen cumplir sus sueños son seres nobles y comprometidos de corazón, sabrán cada uno de ellos que si enseñan todo lo que saben a otra persona, eso no significa que se están quedando sin algo sino que al compartir están engrandeciéndose como seres humanos. Esa es la esencia de las carreras de aventura y aquí están quienes nos van a representar como país en esta disciplina en el mundo.

Terra Aventura

¿Qué tan poderosa resulta la amistad? ¿Qué tan lejos te pueden llevar tus miedos? Cuando Joaquín López, Victoria Calisto, Gonzalo Espinosa y Felipe Munchmeyer tomaron el vuelo para completar 100 km en la China no se imaginaron que vivirían uno de los momentos decisivos como equipo. Llegaron a territorio desconocido, con la barrera del idiona, con mapas imposibles de leer… Su experiencia fue decisiva, pero en un momento uno de sus integrantes dijo algo que ninguno esperaba escuchar: “Chicos me quiero retirar”. Era entendible, más que justo. Ese día se sentaron, conversaron, lloraron y decidieron continuar juntos… Llegaron a la meta en el octavo lugar, una posición extraordinaria. En cada carrera se enfrentan al miedo de navegar sin errores, cruzar volcanes activos, la presión de cuidar la comida y tener todo el equipo, llegar a lugares totalmente desconocidos, enfrentar fríos despiadados, sentir el cansancio extremo, dormir mientras caminan…Todo lo han enfrentado con la amistad que han forjado como equipo, pero también con la certeza de que cada uno debe cumplir su rol.