HomeActualidadSebastián Carrasco: ¡Cuatro años hacia la cima!

Sebastián Carrasco: ¡Cuatro años hacia la cima!

La sonrisa de Sebastián brilló hoy en la cima del Kilimanjaro, la montaña más alta de África (5892 metros).

Fotos: Cortesía De Antonella Carrasco Y ·Movistar Adventure Team

Sebastián, el Zuko Carrasco, coronó hoy, jueves 12 de septiembre, la montaña más alta de África, en una handbike. Esta incomparable hazaña cierra un proceso de cuatro años, desde que tuviera un accidente que cambiara radicalmente su vida y su carrera deportiva.

Fuerte, talentoso, obstinado y perseverante, pero también magnético y dueño de una energía que contagia, la sonrisa de Sebastián brilló hoy en la cima del Kilimanjaro, la montaña más alta de África (5892 metros). Para alcanzarla, el atleta se preparó al rededor de dos años y luchó contra un sinnúmero de obstáculos durante casi una semana. Pero este sueño lo llevaba acariciando desde el 2015, momento en el que se vio forzado a darle un nuevo sentido a su vida, después de que un accidente de montaña lo dejara parapléjico.

“Ha sido un proceso durísimo para la familia, desde el comienzo, desde cuatro años atrás. Ha sido una cuestión de, día a día, ponerle ganas. Ha sido un proceso fuerte, pero ver esa sonrisa me llena. Me dice mucho de su fortaleza. Él es un ejemplo” dice una de sus hermanas menores, Antonella Carrasco. 

Sebastián partió hacia Tanzania el 2 de septiembre. El 7 de septiembre empezó el ascenso, el mismo que estuvo dividido en etapas y que estaba previsto llegaría a su cierre entre el viernes 12 y el sábado 14 de septiembre.  Sebastián nos soprendió hoy con la noticia que habían eliminado un día de descanso y, además, habían concluido la etapa final antes de las quince horas en las que tenían previstas hacerlo: “La etapa final del ascenso inició a las 4:00 hora de Tanzania y estaba calculado que llegaran a la cima en quince horas, es decir alrededor de las 7:00 pm; sin embargo, llegaron alrededor de las 6:00 am hora Ecuador, 4:00 pm, hora Tanzania, más o menos, si nuestros cálculos son correctos” observa Antonella. 

“Me dijo: Mami, acabo de coronar. Ya subimos y ahora estamos empezando el descenso. Diles a todos que estoy bien, que los quiero mucho y que ahora empezamos la bajada. Él tenía una felicidad que casi no podía hablar”

Su madre, Zita Zuffi fue quien recibió la llamada de Sebastián contándole que había cumplido su sueño: “Me llamó alrededor de las 7:00 a contar que ya había coronado y que estaba empezando el ascenso. Me dijo: Mami, acabo de coronar. Ya subimos y ahora estamos empezando el descenso. Diles a todos que estoy bien, que los quiero mucho y que ahora empezamos la bajada. Él tenía una felicidad que casi no podía hablar. Los dos nos emocionamos mucho. Yo soy una mujer que no llora por nada; no he llorado ni con el accidente ni con otras cosas. Nunca me han visto llorar y esta mañana sí se me quebró la voz. En el fondo fue un momento de muchas emociones contenidas que por fin se liberaron. No dudábamos que lo iba a poder hacer; pero él tiene algunos problemas de salud, por su condición” confiesa, conmovida.

Para el ascenso, Sebastián viajó con un equipo de, alrededor de 10 personas y dos handbikes: La Diabla, que es mejor para senderos y El Monstruo, más fuerte y apta para pasar por encima de piedras y arenales. Ambas tuvieron problemas mecánicos que fueron superados. Sebastián retornará al Ecuador este 20 de septiembre. Su hazaña es un ejemplo de fortaleza y superación y el orgullo de sus padres, Antonio y Zita, sus cuatro hermanas, Romina, Caterina, Antonella y Constanza y sus dos pequeñas hijas. ¡Bravo, Sebastián!