HomeActualidadEl Yamor de Otavalo

El Yamor de Otavalo

En septiembre, los habitantes de Otavalo viven, intensamente, el Yamor, una festividad para agradecer  a la Pachamama y a la Virgen de Monserrate por sus bondades.

Desde 1953, lo habitantes de Otavalo agradecen a la madre tierra por las cosechas con la fiesta del Yamor, que a la vez le rinde tributo a la imagen religiosa de la Virgen de Monserrate, patrona de la ciudad desde 1863.

El Yamor es una bebida indígena legendaria, pre incaica. La chicha de la sabiduría ( ‘Yak auq’: sabio. ‘Mur’: grano). Las vírgenes del sol eran sus hacedoras, combinando siete tipos de maíz: chullpi, canguil, morocho, maíz amarillo, maíz rojo, cebada y trigo. Tradición que permanece hasta nuestros tiempos.

La preparación inicia en junio o julio, cuando se hace la selección de los granos, que después de un tratamiento con agua, calor y sombra, se hacen jora, maíz germinado que al molerse resulta en una harina que se cocina con agua en imponentes pailas de bronce.

Esta es la bebida de la reciprocidad. Del agradecimiento por el alimento.

Al yamor, la bebida de los dioses y el amor, le rondan algunas leyendas, como esta que te compartimos a continuación:

Ante el Taita Imabura y su mujer, la Laguna de San Pablo, llegó una joven de 15 años llamada Pakarina, quien, entre lágrimas, les pidió su ayuda para que Ali Shungo, un joven fuerte y educado, correspondiera su amor.

La conviertieron en la Ñusta del maíz y le ordenaron que sembrara diferentes variedades del grano en los cuatro puntos cardinales cercanos a la comarca. Al norte, maíz dorado y duro. Al sur, morocho. Al este, chulpi. Al oeste, canguil. Cuando dieron frutos,  le dijeron que los recogerá, los desgranara y los dejara germinar envueltos en una manta blanca.  Luego, los cocinaría para crear un brebaje que debería brindar a su amado diariamente sin restricción.

Al final, con esfuerzo y esmero, Ali Shungo empezó a enamorarse de ella.

 

EL TOQUE DEPORTIVO

Este año, como parte de las festividades del Yamor, se realizó la edición 55 de  la travesía al Lago San Pablo.