HomeActualidadContrataca al síndrome del oficinista
oficina

Contrataca al síndrome del oficinista

Pasas ocho y hasta 12 horas del día en tu zona de trabajo. Quizás cumples funciones detrás de un escritorio, frente al computador y sometido durante horas a la incomodidad, leve o severa, de un asiento poco ergonómico. A esto se suma la tensión y el estrés del propio oficio.

En estas condiciones es de esperar que, a mediano o largo plazo, tu cuerpo enferme. Los síntomas más comunes del síndrome del oficinista son: distorsión de la postura, inflamación de los ojos, obesidad, dolores de cabeza, espalda baja, cervicales, rodillas, estómago y articulaciones.

LA PAUSA ACTIVA

Si empiezas a sentir estos malestares o ya los padeces es hora de que te pongas en acción. Date varios minutos al día para una pausa activa. Respira, estira el cuerpo y pon atención a tu postura. Estos son los ejercicios que deberías realizar.

Inicia y termina estos ejercicios con tres respiraciones profundas y con una rotación de ojos.

  1. Inclina la cabeza de lado y lado.
  2. Gira la cabeza por 10 segundos.
  3. Lleva tus brazos hacia arriba de la cabeza y estira por 10 segundos.
  4. Gira las muñecas de cada mano por 10 segundos.
  5. Rota la cabeza por 10 segundos.
  6. Inclínate hacia atrás y mantén la postura por 10 segundos.

Recuerda, esta es la posición correcta e incorrecta del cuerpo frente al computador.

Correcta                                                                                        

oficina

Incorrecta