HomeActualidadAbriendo puertas. Deportistas que cruzaron importantes límites

Abriendo puertas. Deportistas que cruzaron importantes límites

Los últimos meses han estado cargados de varios logros deportivos que van abriendo el camino para los atletas ecuatorianos al futuro. ¡Descubre, lee e inspírate!

Los atletas de ROMP: En la cima del Cotopaxi 

Las limitaciones están en la mente antes que en el cuerpo. Y eso lo demostró el Equipo de Escalada Élite de Range of Motion Project (ROMP), al coronar la cumbre del Cotopaxi (5,896 metros de altura). El Embajador de los Estados Unidos, Michael Fitzpatrick, se unió a la causa y acompañó al equipo en esta aventura. 

“Me impactó el espíritu y la fortaleza de estos colegas aficionados del montañismo que vinieron a enseñarnos que no hay limitaciones al momento de plantearnos un objetivo. Estamos escalando con ellos en la lucha por el acceso y la inclusión”, comentó el Embajador.

Además de coronar el Cotopaxi, el Equipo de Élite de ROMP, la organización sin fines de lucro que da atención protésica a quienes no tienen acceso a este servicio, llegaron este mes a la cima de tres volcanes en Ecuador, todos por encima de los 4,570 metros de altura. 

Esta hazaña fue parte de Climbing for ROMP, una iniciativa que surgió en el 2015 con el objetivo de recaudar dinero para beneficiar a las personas con amputaciones y crear conciencia sobre la distribución desigual de la atención protésica a nivel mundial. Además de mostrar al mundo que cuando las personas con amputaciones tienen acceso a la tecnología adecuada, ninguna montaña es demasiado alta.

David Krupa, fundador de ROMP, subió al volcán junto a los paralímpicos Sandy Dukat y Meg Fisher; un grupo de atletas con amputaciones, incluyendo la veterana militar y alpinista del Everest, Kirstie Ennis, escaladores con amputaciones como Adrián Costa; los veteranos Joel Booth y Kionte Storey; Estefanía Cervantes, Sarita Lucio Paredes (paciente de ROMP) y Julie Tolleson. Además, el Embajador Michael Fitzpatrick y los escaladores sin amputaciones: David Bernhardt, Rebecca Boozan, Dan Easton, Steve Hansen, Darrell Jackson, Mary Helen Jacobus, Jason Jones, Sara Kieser, Micah Ness, Dustin Nyhus, Lauren Panasewicz, Karl Schroeder, Danny Weiland, Juan Diego Vásconez y Pam Zaske.

Este año ROMP celebra su quinto evento anual de Climbing for ROMP con el ambicioso objetivo de llegar a 50 cumbres en todo el mundo y recaudar $150,000 para pacientes con amputaciones en América Latina, de los cuales 50 serán atendidos en Ecuador. 

“Climbing for ROMP es la oportunidad perfecta para mostrar al mundo que lo que se interpone en nuestro camino realmente nos empodera. Somos un equipo de montaña diverso de varios ámbitos deportivos y realidades distintas que se unen para mostrar lo que es posible cuando tienes compasión por los demás y un impulso para convertir los sueños en realidad”, dijo Dave Krupa.

“Estamos en una posición única para aprovechar nuestra propia movilidad, para ayudar a las personas con amputaciones a recibir tratamiento protésico y la tecnología necesaria para redefinir su potencial. Esta es nuestra misión. El resto del mundo está invitado a participar en alguna de nuestras salidas en solidaridad y honor al equipo de Ecuador”.

Durante los últimos cinco años de Climbing for ROMP, el personal de ROMP, voluntarios y simpatizantes han escalado más de 125 montañas en todo el mundo para beneficiar a los pacientes con amputaciones y conmemorar el aniversario de la Ley para los Americanos con Discapacidad (ADA), que desde 1990 ha revolucionado a la sociedad estadounidense a favor de la accesibilidad y la inclusión de personas con discapacidad. 

En países en desarrollo, la amputación es mucho más frecuente debido a la falta de atención de calidad y un acceso mínimo a servicios y tecnología de rehabilitación. Tanto es así que el 80 por ciento de las personas con amputaciones a nivel mundial viven en países en desarrollo, y menos del cinco por ciento de esas personas tienen acceso a la atención protésica. ROMP está cambiando esta estadística.

Los logros de ROMP:

Ha realizado más de 9.350 visitas a pacientes.

Ha entregado más de 3.400 dispositivos.

Desde el 2005 ha obtenido más de $10,2 millones en recaudación de fondos y valor de donaciones en especie.

Sara Palacios. Detalles de la Triple Corona

La nadadora ecuatoriana Sara Palacios logró un hito histórico en su carrera deportiva al completar la Maratón de Manhattan, en Estados Unidos. La maratón consiste de una vuelta  completa a la isla de Manhattan (de 46 Km), en sentido anti-horario. Con este logro, Sara alcanza la Triple Corona de aguas abiertas, un reconocimiento que otorga la Asociación Mundial de Aguas Abiertas. La Triple Corona está compuesta de tres travesías, cada una con su contenido histórico y su desafío físico: son el Canal de la Mancha, el Canal de Catalina y, ahora, la Maratón de Manhattan. “Esto no solo me da visibilidad a mí, sino al país. Porque es la primera vez que una ecuatoriana alcanza este reto. Son solo 220 personas en el mundo que tiene esta distinción de la Triple Corona. Y justamente somos pocas porque no es tan fácil. Esto ya es un escalón y ya me abre muchas puertas, para continuar con mis Siete Mares y para abrirme camino hacia otras travesías. Este es un deporte súper específico, que en Ecuador aún no se ha desarrollado lo suficiente. Esto abre el camino para que otros deportistas ecuatorianos puedan atreverse a probar este deporte y motivarse para competir” observa Sara y nos cuenta más detalles sobre esta carrera:

“Lo más duro de esta travesía fue para mí la distancia. Fue mucha distancia. Y si bien estaba nadando en agua muy cálida y las condiciones eran súper buenas, los ríos son bastante turbulentos. Entonces, sí fue bastante duro eso. Me tomé un montón de agua y fue difícil estar en los ríos, bastante movidos. Otra parte un poco dura fue que cuando ya estuve en el Río Hudson y pensé que ya había terminado, cuando no fue así. En cuanto a lo más gratificante, aparte de llegar, obviamente, me cuesta mucho decir cuál fue la parte más bonita, porque toda la travesía fue hermosa. Estábamos súper cerca de la ciudad, en todo momento, y no cualquier ciudad, sino Nueva York, con sus edificios, su arquitectura, su urbanismo… Era un sueño ir nadando y ver de cerca cada edificio, cada árbol, ver a las personas.  En las otras travesías no ves nada. Estás en el mar, en el mar, en el mar y llega un punto en el que el mar se confunde con el cielo. En cambio aquí, en toda la travesía estaba acompañada. Además, en cada puente iba contando. Fue súper chévere ir viendo todo e ir viendo la gente. Otra característica de esta travesía es que solo permite que haya dos abastos en el bote: que fueron mi esposo Diego y mi hermano Santiago. Mi hermano Santiago también era nadador. En esta ocasión, él se metió al agua conmigo. La organización permitía dos momentos en los que un nadador me podía acompañar, que fue al final del Río Harlem y el principio del Río Hudson. Fue menos de una hora cada entrada con él, pero nadar con alguien es súper chévere. Te llena de enregía y de ánimo y más aún si era mi hermano. Además, mi otro hermano, Antonio, y mi papá dieron toda la vuelta en bicicleta y pude verles en full tramos mientras estaba nadando. Eso, definitivamente, fue increíble”.

Joaquín López. El primer latinoamericano en el top ten del UTMB

A finales de agosto, el ecuatoriano Joaquín López nos dio una enorme alegría al quedar en el sexto lugar de la carrera Ultra Trail de Montblan, con 22h47 minutos.

El Ultra Trail de Montblanc (UTMB) es la carrera más grande en esta modalidad deportiva. Es la más mediática. Hay 10000 corredores entre las distintas carreras. Es toda una fiesta, toda una semana de competencias. La UTMB es una carrera de 170 km con 10000 metros positivos. Joaquín participó en la TDS en el 2016, que es parte de la UTMB, la segunda carrera más grande del circuito (tiene 120 km). En esa ocasión quedó décimo y ahí comenzó a soñar en volver a la carrera “reina”, a la más importante. “Desde ahí todo mi entrenamiento y mi visión ha estado enfocado en eso, en ese macro-ciclo, de llegar al UTMB en tres años. Se cumplió y ahora pude estar ahí” dice Joaquín. Hubo tres corredores latinoamericanos en el Grupo Élite. Entre esos tres corredores, Joaquín tuvo el mejor desempeño. Es la primera vez en la historia de la carrera que un latinoamericano queda dentro del top 10. Esta es la carrera con mayor nivel en el mundo, más aún que el Mundial de Trail, mucho más significativa y representativa. Están los mejores de todos los países. Se puede decir que es la carrera de Trail más importante del mundo” analiza el atleta.

Joaquín llevaba tres años pensando en esta meta. Desde ahí, fue avanzando desde el entrenamiento físico y mental hasta decir: “Algún día lo voy a lograr”. La carrera de Joaquín fue, además, una hermosísima muestra de fortaleza, resistencia y ética deportiva. Días antes de la competencia, Joaquín empezó a sufrir los estragos de una lesión en la banda iliotibial que le hacía dudar si sería capaz de completar la carrera, en primer lugar. Sin embargo, se mantuvo firme en su plan y siguió adelante con lo que se había planteado: “Pienso que la pasión, el deseo de llegar hasta la meta, hizo que el dolor pasara a segundo plano” cuenta. Pero la carrera le tenía reservada otra sorpresa y fue la bella amistad que formaría con el atleta asiático Wong Ho Chung, con quien cruzó la meta, compartiendo la sexta posición. “Hubo un momento en el que nos separamos y él me dijo que continuara solo. Pero yo quería que termináramos la carrera juntos. Ambos lo merecíamos y así fue” recuerda emocionado.