El martes 30 de enero de 2018, la corredora de trail, la quiteña Daniela Sandoval, logró el récord de ascenso y descenso por la ruta normal del Aconcagua, en un tiempo de 20 horas y 17 minutos, pulverizando la marca establecida por la brasilera Fernanda Maciel de 22 horas 52 minutos. 

Foto: facebook/Karl Egloff

2 horas y 35 minutos menos que la marca anterior. Daniela Sandoval literalmente voló en el Aconcagua (6962 msnm) estableciendo la nueva marca mundial de ascenso y descenso por la ruta normal, asistida por Nicolás Miranda, quien conoce exactamente al coloso después de lograr récords los años pasados, junto a su compañero de fórmula Karl Egloff.

El primer intento se realizó el viernes 26 de enero, pero a 300 metros de la cumbre, Daniela tuvo que desistir por las malas condiciones climáticas. Vientos de 100 km amenazaron la integridad del equipo. A inicios de enero, Karl y Nicolás ya advirtieron sobre las peligrosas condiciones que truncaron su intento de récord por la pared sur.

Pero este martes, tras una paciente espera, el clima fue benevolente y tras partir de Horcones a la 1 de la mañana, Daniela conquistó la cima hacia la 13h00 y arribó nuevamente a Horcones a las 21h17.

Como parte del equipo Ecuador más Cerca del Sol, la corredora entrenó intensamente el año pasado para conseguir este récord. Ella es la dueña de podios en carreras nacionales de trail, además de dos conquistas internacionales: primer lugar en La Misión, en Argentina, y otro primer lugar en los 80 km en la Ultra Trail Torres del Paine, en la Patagonia chilena.

En 2015, Daniela fue una de las protagonistas de VidActiva como parte de la sección Personajes, en donde la mostrábamos como una de las revelaciones del deporte nacional, tras seguir su desempeño deportivo por varios meses. No nos equivocamos. A sus cortos 27 años, Daniela ha hecho historia.

 

 

ECUADOR Y EL ACONCAGUA

-El 19 de febrero de 2015, Karl Egloff rompió el récord mundial de ascenso y descenso por la ruta normal en un tiempo de 11 horas y 52 minutos.

-En febrero de 2017, Nicolás Miranda logró el récord de velocidad de ascenso en el Aconcagua, en la ruta 360°, 110 km, en 27 horas 58 minutos.

-En enero de 2018, Karl Egloff y Nicolás Miranda intentan, sin suerte, romper el récord de ascenso por la pared sur del Aconcagua , debido a las malas condiciones climáticas y los peligros en la montaña.

-20 de enero de 2018, Daniela Sandoval logra el récord femenino de ascenso y descenso de la ruta normal del Aconcagua en un tiempo de 20 horas 17 minutos.

 

Completar el circuito de Abbott World Marathon Majors (www.worldmarathonmajors.com) es quizás uno de los retos personales más demandantes por toda la preparación que se requiere tanto física, mental y logística.

No será nada fácil viajar a Tokio, Japón, y acostumbrarse rápidamente al golpe horario y correr después de tres días una maratón. Tampoco será fácil clasificar a la maratón de Boston, lo mejor de lo mejor del running amateur mundial. Pero por supuesto será un placer conocer ciudades como Nueva York, Chicago, Berlín, Londres, desde la perspectiva de una competencia, con todo el jolgorio deportivo, una forma diferente de hacer turismo. Sin embargo, esta será una travesía que seguramente te tomará algunos años.

Al final, todo el esfuerzo se resume en esa maravillosa medalla de seis estrellas. Sabemos que ecuatorianos como Geovanny Romero, Victor Hugo Cruz, Francisco Rivadeneira y Denise Amaral ya tienen sus seis estrellas #OrgulloEcuatoriano.

Te dejamos el calendario 2018 ¿Te animas a iniciar este gran reto?

 

Los dos deportistas con discapacidad son los promotores del #HandCycle, un deporte que requiere del uso de una bicicleta especial que se maniobra con las manos. Con su preparación en esta disciplina estarán presentes este 28 de enero en la maratón de Miami.

Sebastián Carrasco y Patricio Holguín se alistan para su participación en la maratón de Miami este domingo 28 de enero. Esperan competir con cerca de 60 a 70 personas en la modalidad HandCycle, dentro de la categoría general que también incluye silla de ruedas. Su primera maratón fue el 1 de octubre del 2017 en Guayaquil. Por problemas de señalización, completaron la prueba en 2h15m. En Miami esperan hacer menos de dos horas.

“Competimos con desventaja porque en otras carreras se toma en cuenta el tipo de lesión. En esta no se hace esa diferencia”, cuenta Sebastián. Junto con Patricio serán los primeros ecuatorianos en participar en HandCycle en Miami.

MÁS #HANDCYCLE, MÁS DEPORTISTAS

Pero toda su preparación para este tipo de competencias es parte de su proyecto para promover la disciplina del HandCycle y ampliar las posibilidades de que más personas con discapacidad se unan al deporte. Sebastián era hace unos años un asiduo montañista y Patricio hacia motocross, ambos sufrieron accidentes que los dejaron parapléjicos. Para ellos el deporte ha sido un soporte psicológico y físico vital.

Los deportistas quieren que más personas tengan acceso a estas bicicletas que son bastante caras por la falta de demanda, unos 8000 dólares cada una. Su objetivo es unir esfuerzos para conseguir recursos y adquirir muchas más. Hasta la fecha tienen tres que ya son usadas por tres deportistas, su plan es conseguir otras tres para niños.

Un nuevo reto ideado a medida. A medida del espíritu aventurero y enérgico de Millán Ludeña, que no tiene miedo a arriesgar, ni siquiera su propia vida. Esta vez nos relata los momentos que marcaron su proyecto From Core to Sun, algo jamás hecho por un ser humano, un récord Guiness.

Foto: Levector.

 

EL RÉCORD A LA MEDIA MARATÓN MÁS RÁPIDA EN

EL SITIO MÁS PROFUNDO DE LA TIERRA.

 

Claustrofia. Miedo al encierro. Calor agobiante. Frío. Bronquios cerrados. La respiración, el reflejo básico de la vida, condicionada. Correr, caminar, hacer cumbre. Todo en un poco más de 40 horas y batiendo el primer récord Guiness deportivo para Ecuador. Lo que Millán Ludeña hizo: conectar el punto más profundo de la tierra (en la mina de oro Mponeng, en Sudáfrica) con el más cercano al sol (la cumbre del Chimborazo de 6310 msnm, en Ecuador), no lo ha hecho nadie.

Esta es una travesía que nació en su mente, después de enfrentar la maratón de Sables, en el lugar más caliente del planeta, el Sahara, y completar 100 km, en el punto más frío, la Antártida.

From Core to Sun fue un desafío de su autoría, sin precedentes, fue el único ser humano sobre la faz de la tierra preparándose y entrenando, por nueve meses, para cumplirlo. Los riesgos: deshidratación extrema, un golpe de calor, sufrimiento de sus corneas, un paro cardiaco, un edema pulmonar…la lista era larga e impredecible.

Entrenó en cuartos calientes durante meses para simular las condiciones extremas de calor y humedad a las que iba a estar expuesto en la mina. La primera vez se desmayó a los 15 minutos. Estuvo fines de semana enteros en la montaña, expuesto al frío, acoplándose a la altura, para aclimatarse. Mucho trabajo en gimnasio. Los controles médicos y de resistencia física era el pan de cada día. Cuando llegó el momento, hubo ansiedad, miedo y extrema debilidad física, pero su cabeza y su corazón jamás perdieron el coraje. Este es su relato.

*****

Arrancamos el viaje de From Core to The Sun el 15 de agosto. Llegamos el 18 a nuestros destino, Sudáfrica. Al siguiente día estuve todo el tiempo en la mina de oro Mponeng, en donde se encuentra el punto del planeta más cercano al centro de la tierra, a 4000 metros de profundidad. Debía cumplir con unos exámenes físicos y médicos específicos que me exigían. Si bien es cierto los había hecho en Ecuador con un monitoreo muy agresivo cada 15 días, debía repetir pruebas como electrocardiogramas y otros tantos. Las personas de la mina querían cerciorarse de que estuviera en óptimas condiciones.

La prueba física, a la que ellos llaman la prueba de resistencia al calor, consistía en subir un ‘step’ (grada) con una medida específica, en un cuarto con condiciones particulares de calor y humedad (30 grados centígrados de calor y 70% de humedad), durante 30 minutos. Si mi cuerpo subía medio grado de temperatura yo no pasaría la prueba y el proyecto se quedaba ahí, no podría bajar a la mina.

Desde que nos enteramos de la prueba nos inquieto. Pedimos protocolos internacionales, la simulamos en Ecuador y la pasamos dos veces, pero cuando llegamos a Sudáfrica el escalón estaba más alto. Sin embargo, después de media hora mi temperatura se mantuvo estable.

*****

El domingo 20 fue el día planeado para bajar hacia el punto más cercano al centro de la tierra y correr la media maratón (21,1 km). Nos levantamos a las 4 a.m. La mina estaba a una hora y media del hotel donde nos hospedamos. Al llegar hicimos inducciones y pruebas básicas. A las 8 a.m. empezamos a bajar. Todos teníamos que descender con un traje especial, propio de la mina, con medias específicas, botas de caucho, un overol, un aparato de respiración adicional ante alguna explosión que emita gases tóxicos, casco, linterna, guantes.

El descenso se hizo en una hora y 10 minutos, dividido en tres pedazos: de kilómetro y medio, luego un kilómetro, y lo último bajamos en unos asientos parecidos a los que se usan para  esquiar y que llevan a la cumbre de las montañas, solo que estos iban hacia abajo. Fue inquietante tener la sensación de que mientras bajas te sigues metiendo, metiendo y metiendo más hacia el centro de la tierra.  Incluso, yo tuve la percepción de que los rostros de la gente que trabajaba ahí, sus gestos, iban cambiando. El encierro es cosa seria.

Aunque es una mina grande sentía como me iba faltando el aire, el espacio. Mi principal preocupación, pese a que había hecho las pruebas para saber que no tenía claustrofobia –aunque solo te enteras justo cuando estás encerrado- , era sentir esa sensación sabiendo que no la padecía.

Ya abajo empecé a sentir el calor y sudaba, puesto el uniforme de la mina. Me hidrataba para no perder nada de energía. Luego caminamos dos kilómetros alrededor hasta llegar al punto inicial. En ese nivel se había definido un recorrido de un kilómetro exacto que debía recorrer 21,1 veces.

*****

La jueza Guiness llegó el 19 de agosto. Revisamos algún material que solicitó. Nos acompañó a la mina, pero se quedó en el cuarto de control junto a mi novia, Carolina Bassignana. Las personas de la mina instalaron una cámara justo a 4000 metros hacia adentro para que la jueza viera mi paso en tiempo real, aún así era insuficiente. Requería fotografías, videos, un tracker sin satélite que midió exactamente cuanto recorrí.

En el punto de inicio me cambié inmediatamente de ropa. Estábamos a 40 grados centígrados de temperatura y 80% de humedad. Llevé siete camisetas, siete pantalonetas, siete pares de medias. El desgaste iba a ser brutal y la humedad iba a ser un factor para que broten ampollas. No quería tener ninguna complicación en los pies porque inmediatamente al salir de la mina me esperaba el Chimborazo.

Mientras se hacia una llamada con la jueza para establecer el momento de inicio exacto, tenía mi bandera ecuatoriana empuñada en mi mano izquierda y escuchaba el himno nacional. Estaba bastante inquieto. Cuando me dieron la señal salí mucho más rápido de lo que había planificado con mi entrenador, Gonzalo Calisto, pero lo hice para liberar la ansiedad. Me estaba consumiendo saber que estaba encerrado en ese lugar en medio de la nada.

Fui a 3,20 minutos por kilómetro durante los primeros cuatro mil metros. Algo irresponsable de mi parte porque no había mucha visibilidad y el terreno era completamente irregular, fácilmente me hubiera caído y arruinado el tobillo. Pero funcionó porque la ansiedad pasó a segundo plano y estaba realmente enfocado en la activación de mis músculos, de las piernas. Los siguientes kilómetros si mantuve el ritmo planificado en entrenamiento, 6 minutos por kilómetro. El plan de  hidratación, a base de una bebida con sales y carbohidratos, se cumplió a la perfección, sabía exactamente qué tomar, en dónde tomar, cuánto tomar. Fue una hidratación- alimentación, en este caso la alimentación fue líquida.

En el kilómetro 12 tuve una descompensación tomando un gel que lo consumí en todo el entrenamiento, pero que en las condiciones con presión y el cansancio me vino mal. Bajé el ritmo para recuperarme, pero en el kilómetro 13 o 14 retomé la marcha. Ya cuando me di cuenta estaba en el 18, ya había hecho cambios de ropa, medias y de zapatos que estaban con mucha humedad. Al 20, pese al cansancio, subí el ritmo porque estaba realmente motivado. Culminé el recorrido en 2 horas y 31 minutos. Festejé, en la medida de lo posible.

*****

Me cambié de nuevo al uniforme de la mina y emprendimos el viaje de una hora y media hacia la superficie. En el ascensor sentí el cansancio, me dolió la cabeza.

Cuando salimos por fin a la superficie –porque en realidad vives una situación de encierro- sentí el frío del invierno sudafricano. Ese choque del frío con el calor acumulado sí me pasó factura, pero estaba tan emocionado que no le presté atención y las consecuencias las sentiría en el avión de vuelta a Ecuador.

Una hora después de salir, la jueza Guiness nos entregó el récord a la media maratón más rápida en el sitio más profundo de la tierra. Al mismo tiempo, era el primer récord Guiness deportivo para el país.

A las 8 p.m. nos embarcamos en el vuelo hacia Quito, vía Nueva York, Estados Unidos. El viaje en primera clase, hacia la gran manzana,  fue de 16 horas, un vuelo eterno. Ahí nos enteramos que Guinnes no había autorizado el récord de media maratón hacia el punto más cercano al sol. Nos sugirieron romper otro pero que no contemplaba todo lo que habíamos hecho desde la mina. Decidimos no aceptar y continuar. Al final, el Guiness era solo la cereza del pastel.

Estaba tan cansado que me dormí, pero mi equipo técnico me levantaba para hidratarme y comer de acuerdo al plan. Cada hora que pasaba en el avión me sentía más agotado y más débil, supongo que por el cambio de clima y la presión. El problema respiratorio se iba complicando.

*****

El 21 de agosto llegamos a Quito, en la noche. Aparecieron las primeras toces y el dolor de los huesos de la canilla. Aunque hicimos rehabilitación, estiramiento, masajes y electro estimulación brutales en el vuelo para recuperarme muscularmente, fisiológicamente me sentía golpeado.

Cruz Roja me hizo unos chequeos y me sugirieron cambiar la fecha del ascenso al Chimborazo. Llegamos al acuerdo de que iba a descansar y al otro día, después de la rueda de prensa, volverían a hacerme un chequeo. Me levanté enfermo, no me sentía mejor, pero salimos hacia Riobamba, en donde se estableció un punto de inicio mucho más abajo del refugio (16 km) para poder completar los 21,1 km hacia la cumbre del Chimborazo, el punto más cercano hacia el sol.

Arrancamos a las 4 p.m. A las 19:30 llegamos al refugio, la idea era continuar hacia la cumbre a las 21:00 Ahí me hicieron una evaluación entre el Goe y la Cruz Roja y determinaron que no había forma de que yo pudiera seguir.  Con Esteban Mena (Topo), líder de la cordada y el ascenso, acordamos descansar dos horas y salir a las 23:00. Pero ya estaba con los bronquios cerrados, me costaba mucho respirar, me dolía el pecho.  Si subir el Chimborazo en condiciones normales ya es una hazaña, con la experiencia de la mina y el vuelo, ya era una locura.

En el camino hacia la cumbre recuerdo algunos momentos complicados a 5500, 5800, 5900 metros. Fueron momentos en los que me costaba respirar. Esteban me decía que sabía que estaba físicamente al borde pero que psicológicamente me necesitaba aquí y en el ahora.  A los 6000 fue un infierno. A los 6050 me mareé y comencé a vomitar.

El Topo evaluó seriamente la situación y pensó en bajarme pero solo faltaban 40 minutos más y le dije que psicológicamente estaba listo para el ataque final y flamear mi bandera en la cumbre. Continuamos. 42 minutos después, en la mañana del 23 de agosto, estaba flameando mi bandera y conectando el punto más cercano al centro de la tierra con el más cercano al sol en una sola aventura.

Estuve parado ahí con la reflexión de que hace menos de 40 horas estaba en el punto más profundo y ahora en el techo de la Tierra. Bajamos rápido y al medio día ya estábamos en el refugio con los seres queridos. En esta segunda fase tuve dos sorpresas: antes de arrancar los 16 km del Chimborazo me visitaron Josefina y Juan José Castrillón, mis padres putativos, son los padres de mi mejor amigo fallecido. Y la segunda es que mis padres biológicos, Pepe y Mireya me recibieron en el refugio culminada la prueba. Fue súper motivante saber que hay mucha gente que te quiere, que te siguió bastante preocupados, pero estaba ahí, muerto, pero sano y salvo.

Tres semanas después continué con las complicaciones respiratorias que sanaban de a poco. Tuve que operarme de un ojo por la salida de un orzuelo que se complicó. Ahora estoy enfocado en recuperar mi cuerpo y asimilar esta tremenda aventura.

¿QUIÉNES CONFORMARON SU EQUIPO DE TRABAJO?

Fisiomed es la empresa con la que Millán  ha trabajado todos sus proyectos extremos, desde la Patagonia, con profesionales de primera línea: Gisela Toledo, en fisioterapia; Alex Caamaño, en nutrición; y Liza Portalanza, en psicología deportiva.

Dada la complejidad del proyecto, gracias a las alianzas de Fisiomed, gozó con la asesoría deportológica del Dr. Néstor Lentini , líder del equipo técnico de Diego Armando Maradona; el acompañamiento de Biodimed, en el monitoreo de su evolución fisiológica; Protéus, en la biomecánica de su pisada; y el centro oftalmológico Suárez, en el cuidado específico de sus corneas. La preparación física, como siempre, estuvo a cargo de Gonzalo Calisto y para la preparación de ascensos tuvo el apoyo de Esteban Mena, el montañista más joven en el mundo que ha conquistado la cima del Everest sin oxigeno adicional.

 

El viernes 18 de mayo se estrenará en cines el documental  From Core To Sun, protagonizado por el guayaquileño Millán Ludeña.
 
Fotografía: Soledad Rosales. 
 
En 2017, Millán Ludeña logró el primer récord Guiness deportivo para Ecuador: la media maratón más rápida en el lugar más cercano al centro de la Tierra. El deportista aficionado viajó hasta Sudáfrica para correr un circuito de 21 km en una mina de oro, ubicada a 4000 metros de profundidad. En el lugar se enfrentó a condiciones extremas como 40 grados centígrados de temperatura con 90% de humedad.
 

Enseguida voló de retorno a Ecuador para completar otros 21 km ascendiendo hacia la cumbre del Chimborazo, el punto de la Tierra más cercano al sol. Con un desgaste físico impresionante y una condición pulmonar compleja, el ascenso fue tortuoso. Sin embargo, Millán alcanzó la cima, con la guía y apoyo de Esteban Mena, completando el recorrido que dio vida al documental From Core To Sun. 

Millán Ludeña, el primer récord Guiness para Ecuador

Estos son algunos detalles que debes sabes de este documental:
  • Previo al estreno se planifican dos premiers: Quito, 10 de mayo. Guayaquil, 17 de mayo. “Compartiré junto a tres reconocidos speakers internacionales. Contaremos nuestras experiencias de vida desafiando nuestros límites”, cuenta Millán.
  • El estreno en cines será el viernes 18 de mayo a nivel nacional.
  • Se presentará en cadenas de cine en Quito, Guayaquil y Cuenca.
  • Su producción estuvo a cargo de Levector Films, la Productora del Año en los LuxAwards 2017.
  • El guión estuvo a cargo de Carolina Sosa (The New York Film Academy) y Oliver Garland.
  • Sus productores ejecutivos, Jeffrey Karram y Shanna Robalino.
  • Dirección a cargo de Oliver Garland, ganador como Mejor Director del Uruguay (2015). Ganador del Ojo de Iberoamérica, Campanas de Oro, Desachate y Effies
  • Su Director de fotografía, Simon Brauer.

En este evento Millán planea anunciar su próxima aventura. 

Este es un artículo dirigido a los deportistas masculinos con experiencia o principiantes. Toma nota de lo que le pasa a tu cuerpo después de cierta edad y mejora tu rendimeinto y salud.

Por Alex Galeth

*CPT NASM (National Academy of Sports Medicine) # 1483149 Personal Trainer to Watch 2014 LifeFitness/ Latin America www.alexgaleth.com Twitter:@AlexGaleth e-mail: alex@alexgaleth.com.

Fotos: Soledad Rosales. Asistente de fotografía: Sofía Córdova. Producción: Alejandra Reyes Roggiero. Vestuario: adidas. Scala Shopping.

Eres una persona activa que ejercita por lo menos tres veces por semana, durante los últimos 10 años. Podría decirse que tienes buena salud y una forma física aceptable. Sin embargo, notas que has ganado peso y has acumulado grasa en ciertas zonas del cuerpo. Eres de los que se sacaba la camiseta en el fútlbol del domingo para exhibir el abdomen, ahora ni te atreves a pensarlo.

Te duelen las articulaciones y sientes que debes hacer el doble de esfuerzo para lograr los mismos resultados que en años anteriores, tus niveles de energía han bajado y no sientes la misma motivación. Te preguntas: ¿Cómo puede pasar esto si hago ejercicio y como sano?

Olvidaste comentar que cumpliste 42 años y que en este último año el miedo a envejecer se ha vuelto una idea aterradora. ¡Bienvenido a la crisis de los 40´s!

En un mundo ideal, representas menos del 10% de la población que ha logrado mantener la actividad física como parte de su rutina diaria. La cruel realidad es que el estrés del mundo moderno y el desarrollo tecnológico nos ha vuelto más sedentarios.

ENVEJECER…

El envejecimiento está relacionado con la habilidad que tiene el cuerpo para regenerar las células. Este ritmo de renovación es óptimo cuando alcanzamos nuestro pico de producción hormonal, en los hombres alrededor de los 20 años. No se puede establecer una regla ni generalizar ya que los factores ambientales y hábitos saludables influyen directamente en la producción hormonal y que este proceso se mantenga en óptimas condiciones por más largo tiempo. Estudios publicados en el American Journal de Fisiología, encontraron que la inhabilidad de poder tocar los dedos de los pies en la posición sentado con las piernas estiradas, podría estar relacionado no solo con la falta de flexibilidad sino con el endurecimiento de las arterias y el incremento del riesgo de padecer enfermedades cardiacas e infarto. Además, los valores de flexibilidad de los participantes tenían relación directa con la presión arterial y con los niveles de actividad física de los participantes.

Entonces si el envejecimiento es un proceso que depende de tu nivel de actividad física y estilo de vida, ¿por qué no haces algo para retrasarlo y mejor aún evitar lesionarte o enfermarte por la falta de actividad física?

RETRASA EL PROCESO

Desde que naces hasta aproximadamente los 30 años, el cuerpo tiene la habilidad de crear músculo más fácilmente, después el cuerpo empieza a perder del 3% al 5% de masa muscular por cada década, si haces ejercicio logras que el ritmo de pérdida de masa muscular sea menor que el de las personas que no ejercitan. Este proceso esta relacionado con la disminución de la producción de las hormonas de crecimiento HGH, testosterona e insulina.

Los reflejos y la coordinación se ven afectados en este proceso por lo que se siente que no se pueden hacer las mismas piruetas que se hacía en la juventud.

Nunca es tarde para empezar a hacer ejercicio y cuidar de los músculos y los huesos. Así lo demostró otra investigación realizada por la escuela de medicina de la Universidad de SouthWest, en Texas, Estados Unidos.

En 1996 los investigadores tomaron a cinco voluntarios de 20 años de edad para que pasaran en cama por tres semanas. Descubrieron que había cambios dramáticos en el ritmo cardiaco, presión sanguinea, capacidad cardiaca y fuerza muscular.

Luego se sometió a los participantes a un programa de ejercicios de ocho semanas. Todos volvieron a sus niveles físicos anteriores y obtuvieron algunas ganancias. 30 años más tarde se les pidió a los mismos participantes que se sometan a un estudio de fitness y estado físico.

Habían ganado un promedio de 50 libras de peso, duplicaron el porcentaje de grasa corporal de 14 a 28% y había una reducción en la función cardiaca.

Luego fueron sometidos a un programa que incluía caminatas y bicicleta por seis meses logrando bajar 10 libras de peso en promedio. Sin embargo, su frecuencia cardiaca en reposo, presión sanguínea de capacidad máxima de bombeo cardiaco habían vuelto a los niveles referenciales medidos cuando los participantes tenían 20 años. El ejercicio revirtió el proceso de envejecimiento cardíaco en 30 años.

Si no estás haciendo ejercicio y decides empezar después de los 40, hay algunas recomendaciones a seguir.

  • Es más inteligente mejorar la flexibilidad y el equilibrio antes de pretender salir a correr una maratón o levantar las pesas que no lograste levantar a tus 20’s. La flexibilidad puede ayudar a reducir el riesgo de lesiones, mientras que mejorar el equilibrio ayuda a estabilizar el cuerpo para poder realizar ejercicios en un rango más amplio de movimiento. Técnicas hay muchas: estiramientos estáticos posteriores a un buen calentamiento, foamroll o ejercicios con rollo de espuma.

Con todas estas recomendaciones para tener un entrenamiento más eficiente y pensando en la flexibilidad, fuerza, coordinación, equilibrio y por supuesto falta de tiempo, desarrollé esta rutina de ejercicios para aquellas personas activas que han dejado de ver resultados en sus ejercicios y podrían incluirla como parte de su entrenamiento.

Luego de un calentamiento de 10 minutos realiza esta secuencia de ejercicios, o si deseas transformarla en entrenamiento aeróbico incluye saltos de cuerda o un trote moderado por un minuto entre cada ejercicio.

 

 

Reconéctate con la naturaleza

Cada vez son más los científicos que recomiendan reconectarse con la naturaleza de forma literal. Si dejas tus zapatos de correr a un lado y sientes la hierba mojada con los pies desnudos es un primer paso. Múltiples estudios han demostrado que este contacto favorece la recuperación muscular tras el ejercicio, reduce la viscosidad de la sangre y el riesgo de enfermedades coronarias, mejora el sueño y reduce el estrés. En pacientes diabéticos controla los niveles de glucosa y tiene un impacto positivo en la actividad eléctrica del cerebro. Si eres un deportista de aventura quizás te identifiques con esto.

 

pesas

Acelera tu metabolismo

Además de comer bien y a las horas, si haces ejercicio de tres a cinco veces a la semana, como una rutina, mejorarás el desempeño de tu metabolismo, es decir, después del entrenamiento tu cuerpo sigue quemando calorías durante varias horas más. Los ejercicios de alta intensidad en poco tiempo, las pesas y el entrenamiento con el propio peso queman más calorías por minuto que el entrenamiento cardiovascular simple.

 

El ejercicio mejora tu memoria

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia, Estados Unidos, han demostrado que hacer ejercicio intenso por 20 minutos diarios mejora la memoria episódica hasta en un 10%. Este tipo de memoria es la que permite recordar sucesos de la propia vida como momentos, lugares, sentimientos.

 

Del 22 al 26 de febrero, Lima, Perú, será la sede del séptimo Foro Mundial de la Bicicleta – World Bicycle Forum 2018, el evento ciudadano ciclista más grande del mundo. Se realizará en el Estadio Manuel Bonilla de Miraflores. Una delegación ecuatoriana estará presente, representación esencial ya que Ecuador será el escenario del foro en 2019 (#FMB8) 

El Foro Mundial de la Bicicleta nació en Brasil tras una colisión masiva e intencional de un automobil a un grupo de ciclistas. Desde entonces se decidió  discutir, año tras año, sobre la importancia de convertir a la ciudad en una zona respetuosa y segura para los ciclistas, entendiendo el alcance de la bicicleta como un medio de transporte amigable tanto para el ser humano en su desenvolvimiento social como para el cuidado del medio ambiente.

El foro ha viajado por Colombia, México, Chile. Este año, será Lima, Perú, la sede de este evento que congrega a cientos de agrupaciones vinculadas con la bicicleta y que se desarrollará por cinco días en el Estadio Manuel Bonilla de Miraflores. En 2019, la próxima parada será Ecuador, que desde ya, está trabajando en “mingas” #FMB8 para darle forma a este gran evento en territorio nacional. La sede fue otorgada tras una nominación planteada en el Foro Mundial de la Bicicleta por Biciacción. La discusión está abierta.

ciclismo

 

María Fernanda Bueno de Wah Ayurveda inició su charla con una frase determinante: “las enfermedades nacen en la mente”, afirmación que nace desde su experiencia como experta en Ayurveda, medicina india que busca que las personas sean felices y sabias, estados que se consiguen con la comprensión de todo una aparataje tecnológico ayurvédico que se basa en la herbología, la alimentación, la meditación.

¿Cómo ve el Ayurveda a los alimentos? María Fernanda señala que desde el Occidente nos preocupamos de detalles como las calorías, el origen de los alimentos y el impacto en el cuerpo…en definitiva es todo aquello que entra por nuestra boca. Pero para el Ayurveda los alimentos son: Todo lo que entra por nuestros cinco sentidos. Entonces es igual de nutritivo comer fermentos que escuchar buena música. Es igual de tóxico ponerse una crema llena de químicos que tomar una gaseosa. El alimento es todo aquello que es capaz de despertar tu memoria (memoria celular). Por ejemplo, nos conectamos con nuestra familia con el recuerdo de la comida, y que mejor que hacerlo con aquello que es saludable. Todo puede ser alimento, medicina o veneno. En alimentación es importante individualizar. Comer carne puede ser alimento para unos, medicina o veneno para otros. El Ayurveda mira a las personas desde su alma, su mente y su constitución (Doshas: Kapha, Vata, Pitta), marcando universos únicos.

LA MENTE: El Ayurveda ve a la mente como un acordeón que no todo el tiempo este abierto o cerrado, viaja en ondas. A veces estamos con la mente clara, otras con la mente densa o súper activa, lo que se conoce como cualidades de la mente que son las cualidades del mundo, porque todo es una extensión de la mente. La carga mental que habita en tu mente también habita en los alimentos. Existen tipos de mente. La mente tamásica que es negativa, insensible, reactiva, funciona en automático y tiende a tener una energía estancada. Esta la mente Ferrari o rajástica que es positiva, hacedora, acelerada, proactiva que tiende a fundirse. Y la mente sátvica, flor de loto, bondadosa, intuitiva, creativa, neutral, que tiene una energía que se recarga del prana, la energía vital. Para ser feliz y sabio necesitas cultivar una mente sátvica, intuitiva. Sin embargo, en la vida pasamos por estas tres mentes y si utilizamos a cada una en el momento adecuado son de gran utilidad. Pero la mente sátvica es el equilibrio, la única que puede vivir por sí sola.

LAS MENTES Y LA ALIMENTACIÓN

Si estás enfrentando una situación negativa en tu vida no será buena idea consumir alimentos tamásicos como las carnes. Más bien necesitarás de alimentos rajásticos que te estimulen como el café, la cebolla, el ají, la leche, los huevos, todo aquello que te despierta será una buena opción para salir de una condición tamásica densa. Recordemos, alimento no es solo lo que entra por la boca sino por los cinco sentidos, por eso en momentos tamásicos, por ejemplo, no necesitarás oír una música suave y relajante, sino un buen reguetón para sentir que la vida está buena. Si estás en un momento rajástico es la hora de alimentarte de manera sátvica. Ya saliste de la depresión y tomaste viada, estás moviéndote en la vida, y a pesar de que volver a la actividad puede ser un estado adictivo, es también el momento ideal para hacer el giro y optar por la neutralidad. Ahí es ideal el vegetarianismo, el yoga y la meditación. Desde el Ayurveda, un estilo de vida saludable, sin una condición mental en particular, está compuesto por un 60% de alimentos sátvicos, 30% alimentos rajásticos y 10% alimentos tamásicos.

EN EL MUNDO DEL DEPORTE

Estar frente a la televisión, el celular o la computadora (en las redes sociales) por horas mantiene a tu mente tamásica, por eso nada mejor que optar por hacer kickboxing, bailar o salir a correr, para aplacarla con un giro rajástico. Sin embargo, si eres un deportista 100% activo, en estado mental rajástico (competitivo) y quieres dar el siguiente paso, será necesario que abandones la competencia y mires al rendimiento deportivo desde otra perspectiva. Un deportistas tamásico se esfuerza, un deportista sátvico usa su energía vital, que es inagotable.

EN EQUILIBRIO

Para nutrir una mente sátvica no hay nada mejor que hacer servicio y compartir. Una mente sátvica cultiva el ser, la mente tamásica y rajástica, el ego. Es por eso que Wah ha emprendido su proyecto Wah Comunity, con el objetivo de compartir conocimientos de la medicina Ayurveda con la comunidad (por ahora se desarrolla en Checa) y ahora más que nunca necesita manos. La invitación del Ayurveda, dice María Fernanda, “es nutrir tu vida, para que la alimentación esté al servicio de tu ser, no de tu cuerpo, ni de tu peso”.

RUTINAS DE DESINTOXICACIÓN Y ALIMENTACIÓN PARA LAS EMOCIONES

En el taller de Wah Ayurveda se dieron las herramientas para empezar tu día renovado con una rutina détox:

  • Empieza en la mañana con tres respiraciones profundas, con conciencia de que el aire está limpiando los órganos. La respiración es recordar que estamos alineados con la divinidad.
  • Limpia la lengua con un limpiador de metal para alcalinizar el organismo (no de plástico). Este órgano recoge las toxinas del cuerpo, que se notan en la formación de una capa amarillenta.
  • Limpia las fosas nasales con agua tibia con una pizca de sal marina.
  • Usa una gota de aceite esencial de menta en las palmas de la mano, frota y aspira profundamente por tres ocasiones. La menta energiza y te ubica en el presente.
  • Baja a la cocina y llena un vaso con ocho onzas de agua. A parte, mezcla una cucharada de vinagre de manzana natural con media cucharadita de bicarbonato de sodio. Déjalo efervecer y luego mézclalo con el agua. Esta bebida estimulará la digestión y el metabolismo. Tómala por 21 días seguidos, luego para y retoma cuando lo necesites.

Alimentos para las emociones

Un buen plato necesita: color y sabores. Aplicar esta regla nos permite estar bien nutridos. Pero, además, la elección de los sabores según el momento que estemos atravesando en nuestras vidas nos dan un soporte emocional poderoso o nos desequilibra. Así funciona:

Salado: Sal, soya, algas, pepinos, tomate, suquini. A nivel emocional, la cantidad justa nos regala ganas de vivir. Muchas sal es miedo e inseguridad. Nutre o afecta los riñones.

Astringente: Brócoli, apio, espárrago, té, plátanos, legumbres, arándanos, nuez. Nos ayuda a mirar lo esencial, a poner los pies en la tierra. El exceso nos vuelve personas frías y apáticas. Nutre o afecta el colon.

Picante: Ají, pimienta, canela, albahaca, jengibre. Nos da energía vital, alegría, entusiasmo. Demasiado, nos provoca ira. Nutre o afecta los pulmones.

Amargo: Chocho, quinua, ajenjo, café, berenjena, rú- cula, cúrcuma, sábila, semillas, hierbas medicinales, hojas oscuras. Nos ayuda entender lo que necesitamos en la vida, aflora el lado racional, nos guía. En exceso, nos amarga, nos convierte en seres negativos. Nutre o afecta al corazón.

Dulce: Pasas, arroz, harinas, leche, pan, aceites, frutas, granos, legumbres . Nos produce contención y afecto. Por el contrario, genera apego, dependencia, sobreprotección. Nutre o afecta al estómago.

Ácido: Limón, yogurt, vinagre, alcohol, mizo. En su justa medida, clarifica. En exceso, te vuelve detallista, criticón, perfeccionista. Nutre o afecta el hígado.

Contacto: WAH Ayurveda, Vía Lumbisí, Km 2 s/n, El Potrero de San Luis, 170184,Cumbayá. www. ayurvedaecuador.org/mariafernanda@ayurvedaecuador.org. Facebook: WahAyurveda. Instagram: @ wahayurveda.

¿Tienes molestias digestivas a diario? ¿Sientes que algún alimento te hace daño pero no identificas cuál es? Los alimentos son sustancias químicas que generan reacciones en el cuerpo, positivas (digestión adecuada) o negativas (no se digieren bien por alguna razón).

Anny Terán explica que las intolerancias alimentarias pueden ser inmunológicas y no inmunológicas y sus causas son diversas: unas involucran al alimento directamente, otros a desórdenes del sistema digestivo, a sustancias presentes en los alimentos, a los hábitos y utensillo de preparación y cocción, a tratamientos médicos e incluso a fobias alimentarias relacionadas con eventos traumáticos.

“En un intestino saludable, con buenas paredes protectoras, las toxinas de los alimentos entran y salen del organismo, y los nutrientes pasan con naturalidad hacia el torrente sanguíneo. Por el contrario, si hay problemas en la permeabilidad intestinal, las toxinas pasan hacia el torrente sanguíneo y los nutrientes no se absorben, causando deficiencias nutricionales y sensibilidades alimentarias”.

¿Cuál es la diferencia entre alergias e intolerancias alimentarias? Las alergias tienen síntomas escandalosos, son inmediatos, con reacciones en piel y mucosa, etc. Las intolerancias tienen síntomas retardados, el alimento se puede consumir el lunes y los efectos aparecen inclusive hasta después de tres días, porque usualmente hay un nivel de tolerancia a esos alimentos. Las intolerancias afectan a todo el organismo y sus síntomas son en un 50% gastrointestinales (diarreas, estreñimiento, gases, flatulencias, vómito), luego vienen las manifestaciones cutáneas como el eczema, acné, el dolor de cabeza, entre otras molestias.

Las  intolerancias más comunes son al huevo, trigo, gluten y levadura.

¿CÓMO SE REALIZA UN DIAGNÓSTICO DE INTOLERANCIA ALIMENTARIA?

A través de la dieta de eliminación. Eliminando los alimentos sospechosos de la dieta y observando la evolución del paciente y desaparición o no de síntomas. O a través de pruebas de sangre que miden anticuerpos en paneles de 50 o más alimentos donde se enfrenta la sangre de la persona con el antígeno, el alimento, y se observa la reacción. Estas se clasifican en intolerancias leves, moderadas, severas y no reacción. En estos resultados a veces se destapa la presencia de alimentos ocultos, que aunque parezca que no se consumen suelen ser parte de los productos de la industria alimentaria y son evidentes si chequeamos las etiquetas nutricionales.

MÁS ALLÁ DEL ALIMENTO

La intolerancia alimentaria no está determinada tan solo por el alimento, hay que tomar en cuenta otros factores como:

  La propia capacidad digestiva. Es importante evaluar la microbiota, la presencia de bacterias benéficas en el tracto digestivo.

• También está la falta de consumo de prebióticos, el alimento para nuestras bacterias digestivas.

• El uso de condimentos y las formas de cocción influyen en la calidad de los alimentos. Si fríes, pones salsas, usas saborizantes de pollo o de res, productos con exceso de sal, colorantes, preservantes, debes tomar en cuenta que son altamente irritantes.

• También se usan utensillos de cocina inadecuados que generan efectos tóxicos en los alimentos, como las ollas y sartenes despostillados, de muy mala calidad.

• Hay que tomar en cuenta la crononutrición que se refiere a la relación de las comidas con el reloj biológico del cuerpo. A veces, el problema no está en la comida sino a la hora en que comemos y cómo comemos. ¿Nos saltamos comidas? ¿picamos todo el tiempo? ¿No dormimos? Esos malos hábitos afectan el metabolismo.

• Además está la influencia de la nutrigenética, que evalúa como nuestra genética percibe a ciertos alimentos. Unos nos caen bien, otros muy mal.

• Las emociones, los sentimientos y el estrés a la hora de comer influyen en la digestión. No es lo mismo comer tranquilo que apurado.

  Hay quienes comen exactamente lo mismo día tras día, es importante la rotación alimentaria, probar nuevos alimentos para consumir la mayor cantidad de nutrientes. Ningún alimento es indispensable.

TRATAMIENTO

Después de identificar el alimento que causa la intolerancia, se trata al sistema digestivo como un terreno que necesita limpiarse y fertilizarse. Primero se aplica la dieta de eliminación, retirando el alimento que se ha identificado causa malestar, con el fin de desinflamar.

De igual manera, se identifican todas las prácticas inadecuadas en relación a la comida para ser modificadas. El nutriólogo deberá calcular la dieta considerando cubrir las necesidades diarias de nutrientes y establecer la sustitución de alimentos como por ejemplo: leche de vaca por bebidas de almendras o bebida de arroz, según sea el caso.

Luego se introducen los probióticos, fermentos, germinados, para repoblar el sistema digestivo de bacterias buenas.  Se evalúa la preparación de los alimentos e incluso el placer por comer. La forma y el ambiente que rodean al acto de alimentarse influyen en la calidad de la nutrición. No es lo mismo comer solo que en familia. Después de un periodo definido de tiempo se valora si es posible introducir de nuevo el alimento que se retiro.

APRENDIENDO A LEER ETIQUETAS NUTRICIONALES

Estás en el proceso de llevar un estilo de vida más saludable. Tienes una guía nutricional y haces ejercicio. Ponle ojo a las etiquetas nutricionales.

Cuando vas al supermercado procuras comprar alimentos naturales y evitar los procesados, sin embargo; en tu lista tienes uno que otro producto empaquetado con el rótulo de bajo en calorías, cero calorías, integral, bajo en grasa, gluten free, light…Esa primera impresión te hace tomar la decisión de compra. Pero si te detienes a ver con tranquilidad sus etiquetas nutricionales seguramente se te abrirá un nuevo mundo en cuanto a tus prioridades nutricionales.

La experta en nutrición Ana Karina Olmedo de Balancemed dictó en Wow este útil taller para aprender a leer etiquetas nutricionales.

Estos son los detalles que deberías evaluar:

• Cuando tomes un producto de la percha valora la información que se coloca en la etiqueta. Verás las declaraciones nutricionales que pueden referirse al contenido nutricional (semáforo) o a los efectos en la salud (cómo puede influir en tu salud). Encontrarás la tabla de información nutricional (contenido de calorías y nutrientes) y la lista de ingredientes naturales y sintéticos que contiene.

• Ahora lee muy bien la información de la tabla nutricional:

WOW